28 de noviembre de 2022

Acceso central de Zaporizhia

Tropas rusas controlan los accesos a la central nuclear de Acceso central de ZaporizhiaAFP

Día 170 de guerra en Ucrania

La central nuclear ucraniana de Zaporizhia sufre un nuevo bombardeo y la ONU pide su desmilitarización

Los técnicos ucranianos de la central denuncian las duras condiciones en que trabajan bajo la ocupación rusa: «Trabajamos a punta de pistola»

La central nuclear ucraniana de Zaporizhia y sus alrededores volvió a sufrir bombardeos esta noche. Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de estar detrás del ataque que, según denunció la ONU, ha puesto a la planta en una situación grave.
Las instalaciones nucleares de Zaporizhia, que con sus seis reactores es la central más grande de Ucrania, sufren ataques constantes desde hace semanas.
Ucrania ha denunciado que Rusia almacena bombas y material militar en las instalaciones y que efectúa ataques de artillería desde las cercanías.
Según la narrativa ucraniana, Rusia bombardea posiciones cercanas a la central como ataques de falsa bandera, para favorecer una denuncia contra Kiev y responsabilizar a Ucrania de un posible desastre en la central.
Rusia, por su parte, acusó al ejército ucraniano de tratar de provocar un accidente nuclear. El organismo ucraniano para la energía atómica, Energoatom, denunció que «los invasores rusos bombardearon nuevamente la planta de Zaporizhia y los territorios cercanos a la instalación nuclear».
En el ataque de esta noche, denunció Energoatom, habrían quedado dañados o destruidos varios sensores de radiación.
Las bombas rusas también habrían caído en la zona de almacenamiento de material radiactivo y cerca de la unidad de bomberos.
Rusia está tratando de desconectar la central de la red eléctrica ucraniana y conectarla a la rusa a través de Crimea, lo que, según la agencia ucraniana para la energía atómica, supone un grave riesgo que podría provocar un accidente nuclear similar al sufrido en la central nuclear japonesa de Fukushima.
El ataque ha reavivado las voces que piden que el área donde se encuentra la central nuclear de Zaporizhia se convierta en zona desmilitarizada.
«Se necesita un acuerdo urgente a nivel técnico que establezca un perímetro seguro de desmilitarización para garantizar la seguridad del área», declaró el secretario general de la ONU, António Guterres.
Mediante estos ataques, Rusia estaría intentando frenar los avances ucranianos que tratan de reconquistar la planta y la ciudad de Enerhodar desde la otra orilla del río Dnipro.
En su alocución nocturna, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó que Rusia «ha tocado fondo una vez más al bombardear la planta de energía nuclear».
«Nadie en el mundo ha instrumentalizado nunca una planta de energía nuclear para emitir amenazas», insistió.
Por su parte, el senador ruso Vladimir Dzhabarov, no descartó la posibilidad de crear una zona desmilitarizada en torno a la central nuclear de Zaporizhia. «Es una iniciativa sensata, creo que la vamos a apoyar», señaló el senador del partido gubernamental Rusia Unida en declaraciones a la agencia RIA Novosti recogidas por EFE.
Sin embargo, descartó la posible entrega de la central a Ucrania: «Rusia debe mantener el control de la planta», advirtió.

A punta de pistola

Por otro lado, el personal ucraniano de la central nuclear de Zaporizhia denunció que trabajan «a punta de pistola» controlados por los soldados rusos que ocupan la planta.
En declaraciones a la BBC, dos técnicos de la central compartieron sus temores a «una contaminación radiactiva de toda la región», o un desastre todavía mayor.
Los trabajadores denuncian además el riesgo de ir a sus puestos de trabajo en la central por los continuos bombardeos. «El sábado bombardearon la estación de nitrógeno y oxígeno, lo que provocó un incendio. Por algún milagro, las personas que trabajaban allí sobrevivieron», declaró a la BBC.
Asimismo, confirmaron que los rusos emplean la central como escudo para realizar ataques contra las posiciones ucranianas con la certeza de que los ucranianos no se arriesgarán a contestar a los ataques y provocar un desastre nuclear.
«Colocaron su equipo militar justo en los edificios de la estación, para que fuera imposible que las fuerzas armadas ucranianas atacaran», denuncia uno de los técnicos ucranianos.
Comentarios
tracking