04 de octubre de 2022

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, junto con su homólogo chino, Wang Yi

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, junto con su homólogo chino, Wang Yi@DmytroKuleba

212 días de guerra en Ucrania

China vuelve a distanciarse de Rusia con un encuentro entre su ministro de exteriores y el ucraniano

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, se reunió con su homólogo ucraniano. Yi reiteró el respeto de China por la integridad territorial de los Estados

El anuncio de la movilización parcial en Rusia por parte del presidente Vladimir Putin y, sobre todo, la amenaza de emplear armas nucleares ha causado un distanciamiento que parece definitivo entre Pekín y Moscú.
De puertas para afuera la lealtad entre ambos sigue siendo indiscutible y la retórica sobre la alianza entre Rusia y China para cambiar el orden internacional sigue siendo una constante. Pero los signos que indican que a China se le acaba la paciencia con Rusia son cada vez más, y más claros.
El último de esos signos se ha producido este mismo viernes con el encuentro durante la Asamblea General de la ONU del ministro chino de Exteriores, Wang Yi, con su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba.
El mismo Kuleba informó del encuentro en una publicación en Twitter donde, junto a una fotografía donde aparece estrechando la mano al responsable de la diplomacia china, esgrimió el éxito de su reunión.
«Me he reunido con el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi para discutir las relaciones entre Ucrania y China», señaló.
«Mi homólogo reafirmó el respeto de China por la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, así como su rechazo al uso de la fuerza como medio para resolver las diferencias», afirmó Kuleba.
Durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái celebrada en la ciudad uzbeka de Samarcanda, Xi Jinping ya había dado un toque a Putin, que acabó reconociendo que «comprendemos vuestras preguntas y preocupaciones».
En aquel momento, la humillación sufrida por el ejército ruso tras perder casi toda la región de Jarkov en la contraofensiva ucraniana aún estaba fresca y escocía tanto a Moscú como a sus aliados.
El gran cambio se produjo poco después del anuncio del decreto de movilización parcial el 21 de septiembre.
Sin dejar de reconocer la legitimidad de las preocupaciones de seguridad de Rusia respecto a la ampliación de la OTAN hacia el este europeo, el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, reclamó «a las partes relevantes alcanzar un alto el fuego a través del diálogo».
Este viernes, en otra intervención ante los medios de comunicación, Wenbin insistió en que la postura de China sobre el conflicto «siempre ha sido clara y no se ha cambiado», y reiteró el respeto de China «por la integridad territorial de todos los países», Ucrania incluida.
Conscientes de la difícil posición en que se encuentra China, tanto la OTAN como la Unión Europea han aumentado la presión sobre Pekín.
El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, instó este viernes a China a «emplear su influencia sobre Rusia para poner fin a su guerra en Ucrania».
Por su parte, Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, pidió al ministro chino de Exteriores, Wang Yi, «que China utilice su influencia sobre Rusia para poner fin a la guerra».
Comentarios
tracking