05 de febrero de 2023

Director general de la OIEA

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael GrossiEFE

244 días de guerra en Ucrania

Inspectores de la OIEA buscarán en Ucrania la supuesta bomba sucia denunciada por Rusia

Los inspectores del Organismo de la ONU para la Energía Atómica han aceptado la solicitud del gobierno de Kiev de revisar sus instalaciones para descartar la existencia de la bomba

Los inspectores del Organismo de la ONU para la Energía Atómica, OIEA, visitarán en los próximos días dos instalaciones ucranianas relacionadas con la seguridad nuclear.
La visita del equipo de Rafael Grossi, director general de la OIEA, en Ucrania se produce como respuesta a la solicitud del ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, después de la acusación rusa de que Ucrania estaba preparando una bomba sucia para realizar un ataque de bandera falsa y acusar a Rusia de emplear armas de destrucción masiva.
La denuncia la efectuó el ministro de Defensa ruso Sergéi Shoigu el fin de semana en una ronda de llamadas telefónicas a sus homólogos de la OTAN. Sin embargo, no ofreció ninguna prueba que respalde su denuncia.
Desde entonces, los medios de propaganda rusos no han dejado de insistir en la denuncia y el ministro de Exteriores, Sergéi Lavrov, anunció que llevaría el tema a la ONU.
Tanto Estados Unidos como la OTAN rechazaron la acusación, y el gobierno de Kiev, por medio del ministro Kuleba, invitó a los inspectores de la OIEA a inspeccionar sus lugares sensibles para verificar que no existe ninguna bomba sucia y que la denuncia de Rusia es, simplemente, una mentira.
«La campaña de desinformación de Rusia sobre la ‘bomba sucia’ podría tener como objetivo crear un pretexto para una operación de falsa bandera», denunció a su vez el responsable de la diplomacia ucraniana.
El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, defendió que, «a diferencia de Moscú, Ucrania siempre ha sido extremadamente responsable en cuestiones de seguridad nuclear», señaló la agencia Efe.
«Todas nuestras instalaciones nucleares están abiertas al OIEA. Es fácil confirmar que las declaraciones rusas son un disparate», añadió.
El mismo presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, rechazó las acusaciones y advirtió que «si Rusia advierte que, supuestamente, Ucrania está preparando algo, solo puede significar una cosa: Rusia ya lo ha preparado todo».
El secretario general de la OIEA confirmó que había recibido la invitación de inspección por parte del gobierno ucraniano y que la había aceptado. Sin embargo, no concretó en qué dos instalaciones se va a efectuar la inspección.
No obstante, explicó que uno de los lugares a los que se va a acceder «ya se inspeccionó hace un mes y todos nuestros hallazgos confirmaron las declaraciones de salvaguardias de Ucrania. No se encontraron actividades o materiales nucleares no declarados».
La hipótesis de que la denuncia se trata de una operación de distracción por parte del Kremlin se ve fortalecida por el hecho de que Moscú ya ha responsabilizado a Ucrania de terrorismo nuclear, sin que se haya producido ningún evento de esas características y sin aportar prueba alguna.
El representante ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, ya se refirió a Ucrania como un Estado que ejerce el «terrorismo nuclear».
En ese sentido, todo el ruido generado por la propaganda rusa sobre la supuesta bomba sucia podría ser una estrategia para amortiguar que golpe que supondrá la reconquista de Jersón por parte de las tropas ucranianas, probablemente en los próximos días.
Comentarios
tracking