Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Una mujer camina por una de las calles de Jersón

Una mujer camina por una de las calles de JersónBulent Kilic / AFP

264 días de guerra en Ucrania

Jersón, entre el alivio por la retirada y la destrucción dejada por los rusos

El asesor del alcalde de la ciudad Roman Golovnya explicó que la situación humanitaria en la región es «difícil»

La sensación de alivio y la esperanza de una victoria se ven algo enturbiadas en Jersón ante la difícil situación humanitaria que han dejado las tropas rusas en su retirada, aunque la mayoría de los ucranianos celebran la recuperación del control de la ciudad.
Las imágenes de sandías, un producto estrella y casi marca de identidad de Jersón, y los vídeos de multitudes de ciudadanos con banderas nacionales marchando por la ciudad liberada han inundado las redes sociales y medios de comunicación.
Los ucranianos celebran la liberación del único gran centro regional que había capturado Rusia desde el inicio de la invasión del país, hace más de ocho meses.
Se palpa el alivio y la confianza renovada en una liberación de todos los territorios ocupados. Pero muchos ucranianos son conscientes del enorme desafío que tienen por delante.
Olga Afanasieva, una habitante desplazada de Jersón, explica a Efe que su principal preocupación ahora es cómo se evacuará a todas las personas que no podrán sobrevivir al duro invierno en esa ciudad tan castigada.
«No hay luz, ni agua, ni combustible», añade su amiga Liudmyla, que le envía un mensaje de audio mientras va moviéndose por la ciudad en busca de una señal de conexión para el teléfono móvil.
Jersón está de facto bajo control ucraniano, pero las autoridades instan a los residentes desplazados de la ciudad por la guerra a esperar hasta que sea seguro volver a ella.
Unos 200 policías ucranianos ya están en la ciudad, desplegados en puestos de control establecidos en todos sus accesos, afirmó hoy el jefe de la policía nacional, Igor Klymenko.
El responsable sobre el terreno del proveedor de electricidad DTEK, Dmytro Saharuk, afirma que el sistema de suministro eléctrico ha sido totalmente destruido por las tropas rusas en su retirada. Se necesitará un mes para recuperarlo completamente «en el escenario optimista», advierte.
El asesor del alcalde de la ciudad Roman Golovnya explicó asimismo en la televisión ucraniana que la situación humanitaria en la ciudad es «difícil». La falta de agua es el problema más acuciante, ya que su suministro esta totalmente interrumpido por la destrucción deliberada de los rusos en su retirada.
Pese a ello, han llegado a la ciudad algunos vehículos con ayuda humanitaria, añade.
Comentarios
tracking