29 de enero de 2023

La Policía Nacional trabaja en la embajada de Ucrania tras la explosión

La Policía Nacional trabaja en la embajada de Ucrania tras la explosión de una carta bomba el pasado mes de noviembre

333 días de guerra en Ucrania

Rusia niega estar detrás del envío de cartas bomba en España: «Es un artículo-fantasía»

La embajada rusa en España acusa a la prensa de propagar noticias falsas y se ríe del supuesto vínculo de sus servicios secretos con grupos neonazis

La embajada rusa en España ha reaccionado al artículo publicado por The New York Times, donde se responsabiliza a los servicios secretos rusos de la campaña de envío de cartas bomba en España en noviembre, y lo ha definido de «artículo-fantasía».
Según The New York Times, Estados Unidos y varios países europeos tienen información que apunta a que un grupo ultraderechista ruso denominado Movimiento Imperial Ruso está detrás de la oleada de cartas bomba.
Las embajadas de Ucrania y Estados Unidos en Madrid, la empresa Instalaza en Zaragoza, el Centro de Satélites de la Unión Europea de Torrejón y el palacio de la Moncloa recibieron cartas con material explosivo.
Sólo la enviada a la embajada ucraniana hizo explosión y causó heridas a una empleada de la legación diplomática.
Los servicios secretos de la Federación Rusa (GRU) habrían ordenado y ofrecido cobertura de inteligencia al Movimiento Imperial Ruso para poder realizar el ataque, que tendría como objetivo demostrar la capacidad del GRU de esquivar los cortafuegos de seguridad de los países occidentales y atacar en sus territorios.
Movimiento Imperial Ruso, considerado una organización terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos, es una organización racista, supermacista blanca, antisemita y ultranacionalista, que instrumentaliza la nostalgia zarista y la religión ortodoxa rusa para sus fines.
Pese a ello, la embajada de la Federación Rusa en Madrid ha negado toda relación con los sucesos. Mediante un comunicado redactado en tono sarcástico, la embajada rusa desprecia la información de The New York Times al considerarlo «artículo-fantasía».
A continuación, procede a atacar a la prensa española «por propagar esta brillante investigación, aunque no contiene ni una sola prueba».
En concreto, señala al diario El País y se ríe de los supuestos lazos del Movimiento Imperial Ruso –«que por lo visto perpetraron los ataques» – con organizaciones de extrema derecha en España, señalados por The New York Times.
Comentarios
tracking