Fundado en 1910

20 de julio de 2024

Un camión blindado del ejército colombiano en el municipio de Jamundí

Un camión blindado del ejército colombiano en el municipio de JamundíEFE

Escalada de violencia en Colombia por unas disidencias de las FARC

«Con estos frentes no hay ni diálogo ni cese al fuego» expresó el presidente, Gustavo Petro, en sus redes sociales

En una noche de violencia, las disidencias de las FARC del Estado Mayor Central (EMC) lanzaron un ataque contra una estación de policía en El Caramelo, una zona rural del departamento del Cauca, en el suroeste de Colombia. Este suceso se suma a una serie de ofensivas recientes en la región, marcando una escalada en los conflictos armados.

El Ejército y la Fuerza Aérea de Colombia acudieron en apoyo de la policía en el municipio de Cajibío, que ya había sido blanco de un ataque similar el día anterior. «Nuestras tropas de la Brigada 29 del Ejército inician maniobras ofensivas para apoyar a nuestros hermanos de la Policía quienes sostienen enfrentamientos contra el grupo armado organizado residual Jaime Martínez en zona rural de Cajibio», publicó el Ejército en su cuenta de X.

La operación fue reforzada con el apoyo aéreo de la Fuerza Aérea para proteger a los miembros de la Fuerza Pública y a la comunidad local. Hasta el momento, no se han reportado los daños exactos causados por este reciente ataque.

Estos eventos ocurrieron pocas horas después de otro ataque en Cajibío, que no dejó víctimas mortales ni heridos, pero sí causó daños en casi medio centenar de viviendas, según reportó la alcaldía. Esta ofensiva es parte de una serie de ataques coordinados por el EMC, que ha intensificado su actividad en el Cauca durante esta semana. Los ataques del jueves dejaron un civil y dos uniformados heridos.

Los atentados más graves se registraron en Jamundí, un municipio vecino de Cali. En el centro del pueblo, una motocicleta bomba estalló, hiriendo a un civil y a dos policías. En Potrerito, una zona rural de Jamundí, otro ataque hostigó a una estación de policía. Otros ataques incluyeron un ataque a una estación de policía en Cajibío, que fue repelido por el Ejército sin dejar muertos ni heridos, y una acción con drones en El Plateado, Cauca, que resultó en tres soldados heridos.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, se pronunció en su cuenta de X: «Con estos frentes no hay ni diálogo ni cese al fuego. En el cañón del Micay se desarrollan combates a fondo y por eso quieren diluir la ofensiva del Gobierno sobre este objetivo con bombas en otros lugares». El Gobierno colombiano suspendió el cese el fuego en tres departamentos en respuesta a la violencia contra indígenas y la fuerza pública, dirigida por el grupo más beligerante del EMC, liderado por 'Iván Mordisco'.

El ministro de Defensa, Iván Velásquez, confirmó el miércoles que «el cese el fuego en el suroeste seguirá suspendido» y anunció una recompensa de hasta 100 millones de pesos (unos 25.000 dólares) por información que conduzca a la captura de los responsables de los atentados. Además, el ministro anunció un fortalecimiento de la ofensiva contra el EMC en la región y la implementación de nuevas medidas de seguridad, especialmente en Jamundí.

Temas

Comentarios
tracking