Fundado en 1910

22 de mayo de 2024

Obituario José Antonio Ardanza

El exlendakari, José Antonio ArdanzaEFE

José Antonio Ardanza Garro (1941-2024)

El lendakari que supo dialogar en medio de la masacre etarra

El presidente que dirigió el Gobierno vasco durante más años, 1985-1999, falleció este lunes en su casa de Urdaibai (Vizcaya)

El exlendakari, José Antonio Ardanza
Nació en Elorrio (Vizcaya) el 10 de junio de 1941 y murió en Urdaibai (Vizcaya) el 8 de abril de 2024

José Antonio Ardanza Garro

Lendakari vasco

Fue lendakari vasco entre los años 1985 y 1999. A él se le atribuye el Pacto de Ajuria Enea por el que los partidos democráticos se unieron frente a ETA

Dejó el Gobierno Vasco en 1999 con la espinita de no haber llevado a buen puerto el 'plan Ardanza', su intención de establecer una mesa de diálogo entre todas las fuerzas políticas independientemente de la acción de los terroristas. Pero el empeño abertzale de limitar el diálogo a los nacionalistas que culminó con el Pacto de Lizarra, impidió ese 'plan Ardanza'.
José Antonio Ardanza Garro nació en Elorrio (Vizcaya) en 1941 en el seno de una familia nacionalista que le llevó a estudiar derecho en la Universidad de Deusto. Durante muchos años trabajó como asesor legal de la Caja Laboral, labor que compaginó con su activismo político hasta que en el año 1979 decidió dar el paso y fue el primer alcalde de la democracia de Arrasate (Guipúzcoa).
Su ascenso dentro del PNV fue meteórico. Tras las elecciones de 1983 fue elegido diputado general (presidente de la Diputación) de Guipúzcoa. Y apenas dos años después, tras la escisión en la que el lendakari Garaikoetxea abandonó el PNV para crear Eusko Alkartasuna, Arzallus puso los ojos en él para que dirigiera el Gobierno Vasco.
Eran los años más duros del terrorismo etarra, los llamados 'años de plomo', en el que cada año decenas de personas eran asesinadas impunemente. Solo durante los primeros años de su mandato tuvo que ver cómo ETA cometía las mayores atrocidades de su actividad criminal: los atentados de la plaza de la República Dominicana de Madrid (1986), el coche bomba contra la casa cuartel de Zaragoza (1987) y el atentado de Hipercor (1987) llevaron a Ardanza a un hartazgo mayúsculo y decidió sentar sobre una misma mesa a todos los partidos políticos, a excepción de Herri Batasuna.
Durante meses, todos los partidos políticos democráticos debatieron el acuerdo para la normalización y pacificación de Euskadi, que culminó en el 'Pacto de Ajuria Enea' firmado en enero de 1988. Fue el acuerdo que aisló políticamente a Herri Batasuna, la antecesora de Bildu.
La asistencia juntos del lendakari Ardanza y el president Pujol a la jura de la Constitución por parte del entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, el 31 de octubre de 1986, fue la imagen más representativa de un periodo de entendimiento también entre los gobiernos vasco y catalán que llevó a Ardanza y Pujol a presentar un 'pacto de Estado' conjunto para garantizar el desarrollo autonómico de ambas regiones.
A día de hoy, ni Urkullu ni Aragonès acudieron a la jura de la Constitución de la Princesa Leonor, y sí, entre ambas comunidades sigue habiendo entendimiento, pero para pedir la independencia, no el desarrollo autonómico.
Porque, ante todo, José Antonio Ardanza era nacionalista. En los 14 años que gobernó, el lendakari culminó el despliegue de la Ertzaintza, se construyó la Autovía de Leizarán que une Pamplona y San Sebastián, el metro de Bilbao y se transformó la capital vizcaína con la construcción del Museo Guggenheim.
Era nacionalista, pero no tanto como para ver cómo el PNV se pasaba al independentismo de Herri Batasuna, con el visto bueno de ETA, del Pacto de Lizarra.
Así que en las elecciones de 1999 renunció a renovar su candidatura y abandonó la política para presidir la compañía vasca Euskaltel, donde trabajó hasta 2011, cuando ya se retiró definitivamente a su casa en la vizcaína Urdaibai para descansar hasta este lunes en que ha fallecido.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking