28 de noviembre de 2022

El astrolabioBieito Rubido

Los gatos negros de Sánchez

Si Sánchez ha dicho que convocará elecciones a finales del año que viene, yo no me fiaría ni un pelo. El descrédito del presidente del Gobierno en esta materia es tan enorme que ya no sabes nunca con qué carta quedarte de él

La historia me la relató el argentino Ramón Puerta, veterano peronista que fue, sin embargo, embajador de Macri en España y antes gobernador de Misiones y presidente del Congreso de los Diputados de su país. Contaba que, en una ocasión en la frontera de Argentina con Brasil, en la provincia que él gobernaba, comenzó a pasar una ingente cantidad de gatos blancos, tratando de abandonar su suelo patrio y refugiarse en el terreno brasileiro. Un guardia fronterizo, ante aquella avalancha, le preguntó a uno de los gatos la razón de aquella emigración repentina. El animal, que en la anécdota logra hablar, dijo que acababan de conocer un decreto del Gobierno por el que al día siguiente se iban a sacrificar todos los gatos negros del país. El guardia dijo entonces: «Pero vos sos gato blanco». A lo que respondió el pequeño felino: «¿Has visto quién firma el decreto? Menem. Si Menem dice 'gatos negros' es que va a matar gatos blancos». Así pues, mi reflexión sobre esta cuestión es que si Sánchez ha dicho que convocará elecciones a finales del año que viene, yo no me fiaría ni un pelo. El descrédito de Sánchez en esta materia es tan enorme que ya no sabes nunca con qué carta quedarte de él. Ya me gustaría que tuviésemos un presidente con palabra firme, pero los precedentes no respaldan la credibilidad del actual inquilino de la Moncloa. Ya no solo por lo que dice y desdice, en eso no resiste un mínimo análisis de la hemeroteca, sino también por cómo han evolucionado tantos asuntos en este país; todos a peor. Así que, si Sánchez dice que se van a sacrificar los gatos negros, que salgan huyendo los blancos, como en su día hicieron con Menem.
Comentarios
tracking