01 de diciembre de 2022

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

Conjura contra el bueno de Sánchez

El presidente ya avisó en su día de la conspiración de «los hombres del puro» y ahora Tezanos refuerza la tesis: el PSOE es víctima de «los poderes fácticos»

La verdad es que la duda flotaba en el ambiente: ¿cómo puede ser que un presidente de la categoría moral e intelectual de Sánchez caiga tan mal al público? ¿Cómo se explica que el providencial mandatario del «escudo social»; el más feminista, ecologista, pro gay y pro trans del orbe; el del gasto sin límite y las trolas tamaño Falcon esté cuesta abajo en las encuestas?
La primera respuesta al enigma la ofreció el propio Sánchez a finales de junio, en una entrevista en uno de sus medios de cámara (a los demás, este intachable demócrata simplemente se niega a atenderlos). Allí desveló que «hombres del puro de la villa de Madrid» conspiran contra él y su Gobierno en oscuros cenáculos. Era visto…
Ahora Tezanos, el apparatchik del PSOE que preside el CIS, abunda en aquella revelación del Gran Timonel a través de un ensayo en una revista de pensamiento –valga la expresión– próxima al partido. Si el PSOE va en moto hacia abajo en las encuestas se debe a que es «objeto de campañas de agresión y descalificación de los poderes fácticos», concluye Tezanos. Estos villanos, émulos castizos de los de las películas de James Bond, «descalifican sistemáticamente y siembran dudas e incertidumbres entre los electores progresistas», advierte el prestigioso sociólogo (cuyas encuestas presentan la meritoria peculiaridad de que jamás acierta). Los «poderes fácticos», probablemente recluidos en palacios suntuosos mientras se fuman un puro y acarician un gato blanco, se dedican a «suscitar conflictos y contradicciones en las filas socialistas», que llevan a sus fans «al pesimismo y el derrotismo».
Está claro, Sánchez es víctima de una conjura de los poderes fácticos. Los indicios se acumulan:
La inmensa mayoría de las televisiones en España son de línea editorial izquierdista y trabajan a su favor, en un cuasi monopolio «progresista» insólito en Europa. El empresariado más ilustre del país se ha prestado una y otra vez a acudir de palmero (forzado) a los sucesivos actos huecos de propaganda del presidente, planes y más planes que se quedan siempre en nada. Tampoco se atreven a criticarlo, acaso algún pellizquito volandero, tan sutil que pasa desapercibido. Los intelectuales españoles son también mayoritariamente «progresistas» y «comprometidos», hasta el extremo de que no han dicho ni mu cuando el Gobierno está trabajando en pleno agosto en un aberrante proyecto para imponer la censura en España. El periódico pro socialista por excelencia, el que rema para Sánchez, ha sido rescatado de la quiebra por dos de las mayores firmas del Ibex. En la universidad pública domina la izquierda por goleada. Socialmente, el lavado de cerebro «progresista» empieza a dar sus frutos, como refleja el modo en que están calando el lenguaje inclusivo y la corrección política. Por último, el PSOE mangonea sin problemas las grandes empresas públicas, situando al frente a peones no siempre cualificados, pero que son amigos del súmmum, que es de lo que se trata.
Como se ve, la presión de los «poderes fácticos» y los «hombres del puro de la villa de Madrid» resulta aterradora, asfixiante. Hay una conjura en marcha contra el bueno de Sánchez, el presidente de una democracia del primer mundo que odia la justicia independiente y la libertad de prensa. Por ello, debemos congratularnos de contar con intelectuales de la capacidad, gallardía y prestigio de Tezanos, capaces de denunciar esta infame campaña contra un político ejemplar en todos los órdenes, amén de un extraordinario patriota, como acredita su cuchipanda con Oriol y Arnaldo para conservar la poltrona. No nos lo merecemos.
Comentarios

Más de Luis Ventoso

  • Lilith y Pam podrán censurarte

  • Rushdie y Pablo Iglesias

  • Palmeras en el Norte

  • Censura: ¿también vamos a tragar?

  • Malas vibraciones en el PSOE

  • tracking