Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

El astrolabioBieito Rubido

Informe dramático sobre los hijos

Por poner un solo dato del que deberíamos avergonzarnos: en Madrid hay ahora mismo más perros que niños. Preferimos recoger sus cacas en la calle a cambiarle un pañal a un bebé

Actualizada 01:30

Los hijos son la vida, la mejor aventura del ser humano en esta tierra, la huella que habla de nosotros, la capacidad de seguir vivos cuando ya no estemos físicamente entre ellos. Los hijos son un tesoro y, sin embargo, los españoles cada día tienen menos. Hoy, el Ayuntamiento de Madrid, juntamente con El Debate, organiza en la capital de España un foro de reflexión acerca de las necesarias políticas natalistas que pueden revertir la dramática situación que padecemos. Por poner un solo dato del que deberíamos avergonzarnos: en Madrid hay ahora mismo más perros que niños. Preferimos recoger sus cacas en la calle a cambiarle un pañal a un bebé.
La cuestión es de una enorme complejidad. Los argumentos económicos no sirven; son las clases más desfavorecidas las que traen más criaturas a la vida. España es uno de los países con políticas más avanzadas en materia de conciliación, con algunas medidas de dudosa eficacia, como el largo período de permiso al padre, aunque en esto, como en tantas otras cuestiones, discuten autores. El verdadero problema reside en la decadencia de los valores que ahora mismo sufre Occidente. Las mujeres empiezan a creer que no merece la pena la gran aventura de la vida, de la nueva vida. Les parece un engorro el embarazo. El aborto, reconocido como un fracaso, se ha llevado ya por delante en España más de millón y medio de vidas. Tal vez dentro de cincuenta años admitamos que hemos asistido impasibles a un tremendo genocidio.
Está claro que este Astrolabio no es un informe, es un grito dramático de alerta de que, sin hijos, sin relevo generacional, España y nuestras propias vidas no tienen sentido. Ayer mismo una madre me afirmaba que en el futuro las mujeres no querrán tener más hijos en Occidente, y pensé para mis adentros, entonces nos quedará la nada.
Comentarios
tracking