Fundado en 1910

24 de julio de 2024

Post-itJorge Sanz Casillas

¿Tú vas a votar en las europeas?

Creo que pertenecer a la Unión Europea es como vacunarse: tiene muchos más beneficios que contraindicaciones. Pero hay políticas que provocan desafección

Actualizada 01:30

Hace ahora diez años, mientras estaba haciendo un máster, me llevaron de excursión por Bruselas para conocer las instituciones y el funcionamiento de la Unión Europea. Recuerdo que caminábamos por los pasillos del Parlamento, que mi memoria dibuja hoy parecidos a los de un ambulatorio. Allí se sucedían los despachos y, a los pies de cada puerta, unas cajas de plástico como las que se utilizan para guardar la fruta en Mercamadrid.

«¿Para qué son esas cajas», preguntó alguien de la excursión. «Son para almacenar las cosas de los eurodiputados porque una vez al mes nos llevamos todo esto para Estrasburgo, a la otra sede del parlamento. Fue una deferencia que se tuvo con Francia como fundador de la Unión y hacemos allí una sesión al mes», nos respondieron.

Uno, que es de natural austero, vio en aquello un dispendio descomunal. Imagínate: 700 eurodiputados, con su billete de avión o de tren, sus dietas y su «cajita de fruta». Sin embargo, nada comparado con los 50 millones de euros que la Unión ha desbloqueado esta semana para la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos que hace días reconoció que varios de sus trabajadores participaron del atentado del 7 de octubre contra Israel. Ese dinero es el que me tiene aquí escribiendo, porque no han pasado ni dos meses desde que la ONU expulsó a esos terroristas y, mientras buena parte del mundo desarrollado se piensa si mantener esas 'ayudas', aquí les hemos dado –para que vayan tirando– el equivalente al presupuesto de Manacor, toda una ciudad de 43.000 habitantes.

En las últimas elecciones europeas, la participación en España fue del 60 %. Pero en las anteriores (2004, 2009 y 2019) no llegó ni a la mitad del censo, situándose en unos números cercanos a la media comunitaria. La pregunta es: ¿vas a votar en las próximas elecciones? Pues creo que pertenecer a la Unión Europea es como vacunarse: tiene muchos más beneficios que riesgos. Pero hay políticas como esta que provocan desafección. Mientras haya un solo agricultor pasándolo mal, mientras haya un pescador en dificultades, no hay por qué dar ni un euro más a una organización con terroristas en nómina.

Vale que la participación legitima los procesos democráticos. Vale que la implicación de todos revitaliza el sistema. Y vale que casi todo cuanto se legisla pasa antes por Bruselas (y en nuestro caso, también por Waterloo), pero no se puede tentar a la suerte, ni explorar los límites de la paciencia de aquellos a los que no nos gusta tirar el dinero.

Comentarios
tracking