Fundado en 1910

21 de mayo de 2024

En Primera LíneaMariano Gomá

Alejandro Fernández

El próximo 12 de mayo sin ser un saltador de pértiga noruego tienes que conseguir superar el listón de la normalidad en Cataluña

Actualizada 01:30

Todo el que me conoce sabe que jamás he militado en partido político alguno pues siempre ha primado mi profesión de arquitecto liberal por encima de formaciones y sillones y aunque ejerzo como todo el mundo la política, lo hago desde la libertad ideológica con total independencia de mis ideas y posiciones con las que puedo identificarme y encontrarme cómodo.
Sentada esa base y ante la proximidad de las elecciones catalanas, sí debo manifestar mi rechazo ante aquellas formaciones o partidos que solo pretenden el derribo, la destrucción y la división de mi tierra Cataluña y sus habitantes, ya sea para arruinar nuestra economía o vestirnos a todos con chanclas orinando en la vía pública, o convertirnos en una amputación de España que sin vida ni pulso propio se pudrirá rápidamente, subsistiendo quizás tan solo los refugiados en aldeas.
Por otra parte un partido socialista cuya versión catalana se halla impregnada de un tóxico chapapote, vertido nacionalista como brea mortal e indisoluble, por mucho que la gente que queda de buena fe en el centro izquierda les mantenga fielmente el voto, sin saber que van a cometer una enorme equivocación porque aunque les parezca que no es PSOE Madrid ni el ya quasi amortizado Sánchez, les abandonarán una vez se hayan servido de ellos y exprimido sin piedad.
Y la prueba está en cómo siguen acudiendo como en peregrinación a Madrid persiguiendo cargos, privilegios y además suculentos sueldos. ¿Se acuerdan de Roviras, Icetas,Illas,Rufianes,Urtasuns, Raqueles, Batets, Planas o Castells?
Ilustracion alejandro fernandez

Lu Tolstova

Todo ello y todos ellos caerán como fruta madura regresando a sus cuevas y escondrijos en cuanto se produzca una necesaria e imprescindible regeneración del centro izquierda y socialismo español.
Y todo ello me lleva hoy a analizar modestamente la figura del candidato Alejandro Fernández elegido por el partido popular para encabezar la lista el próximo 12 de mayo. Alejandro Fernández es un político peculiar y precisamente por ello en los tiempos que corren es un buen político pues al margen de sus indiscutibles habilidades oratorias plagadas de alegres pero certeras y muy hirientes ocurrencias, es capaz de sonrojar a sus excelencias independentistas cuyas expresiones al escucharle son más parecidas a quien se está tragando un digno pero repelente sapo que a una engolada y pedante señoría.
Imborrable recuerdo cuando se sacó de la chistera el término españolazo propinándoselo al Sr. Torra y al Sr. Aragonés en relación con su parecido a un saltador de pértiga noruego, grupo al que yo también pertenezco sin ofenderme.
Alejandro sabe muy bien el juguete que tiene en sus manos, de quién puede fiarse y de quién no y cuáles tienen que ser sus colaboradores y protectores frente quienes van a los mandos de una inmisericorde trituradora de buenos valores y personas.
En Cataluña el próximo 12 de mayo nos jugamos el orgullo de ser catalanes en educación, cultura y progreso o convertirnos en una suerte de aldeanos supremacistas a los que todo el mundo ignora por precisamente ser ignorantes, enroscados en su propia larva que jamás verá su soñada luz.
Alejandro Fernández tiene un listón muy alto que superará sin ser atleta ni noruego porque tiene energía suficiente para ello, tiene fondo y tiene base para alcanzar a la gente y explicar al ciudadano que Cataluña no puede seguir siendo gobernada por mediocres personitas ni muñecos amarillos que se cuelgan en puentes o fiestas mayores y como piñatas solo sirven para hacer el idiota bajo los golpes de otros idiotas.
Además, con su equipo próximo de apoyo como Manu Reyes y los siguientes de la lista debe tener el objetivo de demostrar a España que Cataluña no está perdida, que sigue viva, plena y activa para volver a liderar un gran país, olvidando el reducto analfabeto y dando paso a la verdadera cultura histórica catalana que contribuyó tanto a construir nuestro patrimonio mundial.
La barretina, el flaviol, la tenora, la sardana y nuestra cultura con el idioma catalán como emblema y bandera son los símbolos que nos hacen ser, no como algunos quieren que seamos, sino como fuimos y seremos siempre, y Alejandro va a demostrar ganando que lo sabe, lo siente y lo va a defender perteneciendo al país más importante del mundo sin que nuestro planeta no sería cómo es.
Alejandro. El próximo 12 de mayo sin ser un saltador de pértiga noruego tienes que conseguir superar el listón de la normalidad en Cataluña, de recuperar aquella Cataluña rica y plena muy, muy lejos del bon cop de falç que tan afilado, dañino y mortal puede llegar a ser en malas manos.
Ábrete, ábrenos y abre España en tanto que te ofrezco mis mejores deseos, no como militante de partido sino como ciudadano español.
  • Mariano Gomá es presidente de Foro España Cívica
Comentarios

Más de En Primera Línea

tracking