Fundado en 1910

14 de julio de 2024

TribunaJosé Rivela Rivela

Don Quijote y Alvise cabalgan con dinosaurios y ardillas

Aparecieron de repente miles de ardillas y comenzaron a dirigir a los dinosaurios. A lo lejos comenzó a verse una gran cárcel. Los dinosaurios obligaron a caminar a P. Sánchez hacia ella y el vértigo y el horror lo envolvieron

Actualizada 01:30

Don Quijote y Alvise trotaban y hablaban. A lo lejos vieron una silueta humana y cuatro animales que parecían dinosaurios (uno grande y tres pequeños). La silueta humana dormía profundamente y los dinosaurios también.

D. Quijote: –Ese es Pedro Sánchez

Alvise: – Sí, y lo vamos a encerrar en una bonita cárcel.

Cuando pasaron al lado de los durmientes, Pedro Sánchez se despertó y vio con horror que el único dinosaurio que existía antes, se había multiplicado por cuatro. Aparecieron de repente miles de ardillas y comenzaron a dirigir a los dinosaurios. A lo lejos comenzó a verse una gran cárcel. Los dinosaurios obligaron a caminar a Pedro Sánchez hacia ella y el vértigo y el horror lo envolvieron. Las ardillas no paraban de reírse.

Todo fue un sueño dentro de un sueño, pero cuando de verdad el presidente despertó, el único dinosaurio que antes estaba allí, se había multiplicado por cuatro.

Desde ese momento todo fue distinto.

D. Quijote y Alvise siguieron su camino y dejaron al terrible presidente con su gran pesadilla. Y la silueta de estos dos caballeros va desapareciendo poco a poco en el horizonte.

Mientras trotan hacia el centro de Europa, dice Don Quijote:

–¿Y ahora qué?

Ahora vamos a cambiar España, esta gran nación llena de buenas gentes, contestó una ardilla.

Quijote2

Quijote2Gustavo Doré

Comentarios

Más de Tribuna

tracking