12 de agosto de 2022

Un sacerdote católico ha sido condenado a tres meses de prisión por intentar salvar a niños en una clínica abortista en Nueva York

Un sacerdote católico ha sido condenado a tres meses de prisión por intentar salvar a niños en una clínica abortista en Nueva YorkRed Rose Rescue

Tres meses en prisión para un sacerdote católico por intentar salvar a bebés del aborto en Nueva York

El fraile franciscano Fidelis Moscinski, junto con otros dos defensores de la vida, han sido condenados a 90 días de prisión y 500 dólares de multa

El fraile franciscano Fidelis Moscinski ha sido condenado a tres meses de cárcel por intentar salvar a los niños no nacidos en un centro abortista de Nueva York. Así lo ha informado The New York Post, afirmando que este sacerdote junto con otros dos defensores de la vida han sido condenados a 90 días en prisión y una multa de 500 dólares por entrar a una clínica abortista y negarse a salir.
El pasado 27 de noviembre Moscinski, Will Goodman y Matthew Connolly participaron en el llamado Red Rose Rescue en un centro de abortos en White Plains, llamado All Women's Medical. Según el diario neoyorkino, los tres defensores de la vida entraron a la sala de espera de la clínica abortista, donde uno de ellos bloqueó la entrada al centro para que los pacientes no pudieran entrar. Los condenados se negaron a salir de la clínica durante dos horas, por lo que tuvo que intervenir la policía y trasladarlos al exterior.

El juicio y la condena

El jurado condenó a los tres defensores de la vida a tres meses de prisión y una multa de 500 euros por allanamiento de morada. Este martes, la fiscal del condado, Mimi Rocah, pidió al juez que se les impusiera la pena máxima, a lo que el juez del tribunal de White Plains, John Collin, accedió.
Según informa Red Rose Rescue, en la sala del tribunal Mocinski citó a Isaías diciendo: «Isaías dijo: ¡Ay de los que llaman al bien mal y al mal bien! Ay de los que llaman derecho al aborto». Tras esto, el sacerdote católico se dirigió al juez: «Usted desestimó la defensa de justificación y esa injusticia fue agravada por el jurado y también por la sentencia que ha dictado, imploro la sangre de Jesús sobre esta sala del tribunal».
En respuesta a la sentencia, Goodman declaró: «Estamos aquí por la igualdad de todas las personas desde el principio de la vida hasta el final de la vida y por la solidaridad que podemos compartir con la madre, el niño y el padre, y estamos aquí para ayudar».
Comentarios
tracking