10 de diciembre de 2022

Hermano Andrés el "contrabandista de Dios"

Hermano Andrés el «contrabandista de Dios»Open Doors

Muere el Hermano Andrés, el contrabandista de Biblias más allá del Telón de Acero

El Hermano Andres un cristiano protestante que colaboró con católicos y ortodoxos para introducir Biblias en países comunistas y musulmanes

ha muerto a los 94 años Anne Van der Bijl, el contrabandista de Biblias, que fundó la asociación Open Doors con el fin de promover la libertad religiosa en países donde Cristo está prohibido, allá donde impera la Sharia o el comunismo.
A pesar de ser protestante, el Hermano Andrés colaboró durante toda su vida con otras confesiones cristianas, como católicos y ortodoxos.
Murió el pasado 27 de septiembre, dejando cinco hijos y once nietos. Sus hijos, sin embargo, no forman parte de Open Doors, ya que Anne no quiso que su familia tuviera vínculos con la asociación.
Open Doors trabaja actualmente en 60 países, dando apoyo directo a unos 2 millones de cristianos en situación de vulnerabilidad. El propio Anne visitó a lo largo de su vida más de 125 países para apoyar a cristianos perseguidos de cualquier confesión, en situación de persecución.

Traumas de guerra

Nacido en Holanda en 1928, evitó prestar servicio al Tercer Reich escapando al campo donde sufrió, como todo europeo, las consecuencias de la guerra.
Al finalizar la contienda, entró al servicio militar holandés y fue enviado a combatir contra el pueblo indonesio que reclamaba independencia. Años después, confesó que había participado en matanzas contra la población civil, que le dejaron un fuerte trauma.
Al volver, herido y destrozado psicológicamente, no sabía muy bien por donde encauzar su vida, pero finalmente decidió entregarse a Dios e inició una formación misionera.

Vocación de contrabandista

En 1955 asistió al Festival Mundial de la Juventud Comunista que se celebraba en Polonia, por aquel entonces bajo un régimen comunista, donde el cristianismo estaba prohibido.
Durante su estancia se dio cuenta de que había cristianos y que necesitaban desesperadamente conseguir biblias; entonces tras rezar por aquellos cristianos perseguidos sintió la inspiración de un versículo, Apocalipsis 3,2, que dice «reanima lo que queda y que está a punto de morir».
Fue entonces cuando emprendió su carrera de «contrabandista de Biblias» y otros libros religiosos en su VolksWagen escarabajo de color azul (símbolo, posteriormente, de su asociación), repleto de pequeñas biblias escondidas por toda la carrocería.

Contrabandista de Dios

Anne van der Bijl en su VolksWagen azul lleno de Biblias

Anne van der Bijl en su VolksWagen azul lleno de BibliasOpen Doors

Al principio se dedicó especialmente a repartir Biblias por los países del Este de Europa que se encontraban bajo regímenes comunistas, como Yugoslavia.
En 1967 Anne publicó un libro titulado El contrabandista de Dios donde narra sus aventuras introduciendo Biblias en países donde estaban prohibidas.
Los contrabandistas solían ir en parejas fingiendo ser parejas que viajaban por Europa Oriental en su luna de miel, o directamente cruzaban las fronteras por su punto menos vigilado. Además, ningún misionero fue detenido durante sus misiones de contrabando, según Anne, por inspiración del Espíritu Santo.
Comentarios
tracking