07 de diciembre de 2022

Conviene que cada uno exprese la paz sólo a los más cercanos a él

Conviene que cada uno exprese la paz sólo a los más cercanos a élGTRES

Cómo debe darse la paz en la eucaristía

cada vez que se celebra una eucaristía llega el momento de la Paz, entonces, todos los fieles asistentes intercambian un gesto de Paz, de comunión entre los hermanos. Pero no todo vale, el padre Giovanni Zaccaria explica en declaraciones a EWTN noticias lo que se debe y no se debe hacer.
El teólogo empieza por destacar la importancia de este gesto, que alguien podría pensar que es algo superficial; en este sentido explica que es «importante porque podríamos decir que el Señor nos ha dicho dense la paz, cuando presentamos nuestra ofrenda».
Prosigue indicando la disposición interior del hermano que recibe y da la paz, que «es participación de alegría pero no una fiesta desencadenada», por eso debe «ser hecho con paz, sin prisas, sin agitación, sin irse de un lado al otro».
Este respeto y es tranquilidad que se debe mantener aún en el momento más «social» de la eucaristía responde a la solemnidad de esta celebración, donde se «crea» un puente entre el cielo y la tierra, especialmente en el momento de la consagración.
El teólogo Giovanni Zaccaria recordaba precisamente que «la Misa es una acción que denota la unidad de cielo y tierra. Es un tiempo fuera de lo ordinario».

Dicasterio para el Culto Divino

Asimismo, en junio de 2014 el Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano en una carta circular se pronunció al respecto, en ella recomendaba que «conviene, particularmente en las grandes celebraciones, que el gesto de darse la paz sea moderado. La sobriedad del gesto, no quita nada a su importancia, pero ayuda a mantener el clima de oración en los momentos previos a la Comunión»
Estas afirmaciones del Dicasterio se apoyan en lo establecido por la Instrucción general del misal romano, el cual en el número 82 trata el Rito de la paz «con el que la Iglesia implora la paz y la unidad para sí misma y para toda la familia humana, y con el que los fieles se expresan la comunión eclesial y la mutua caridad, antes de la comunión sacramental».
Y continúa explicando que: «En cuanto al signo mismo para dar la paz, establezca la Conferencia de Obispos el modo, según la idiosincrasia y las costumbres de los pueblos. Conviene, sin embargo, que cada uno exprese la paz sobriamente sólo a los más cercanos a él».
Comentarios

Más de Católicos

tracking