Fundado en 1910

20 de abril de 2024

Santo Toribio, relata el prior, era custodio de las reliquias que se conservaban en el Santo Sepulcro, y ante la difícil situación que vivía Jerusalén, pidió permiso al obispo Juvenal para sacar de tierra santa un trozo del brazo horizontal de la cruz de Cristo. Viajó con ella a Astorga, donde fue obispo y donde falleció, pero la ciudad fue arrasada en 714 por los musulmanes que invadieron la península. «Los cristianos de Astorga quisieron salvar las cosas de valor y entre ellas salvan los restos de Santo Toribio y la reliquia de la cruz», recuerda José María Lucas. UN LUGAR SEGURO Cuando los astorganos llegaron en su huida al monasterio lebaniego, «un lugar bellísimo y de difícil acceso» dedicado entonces a San Martín de Tours, pensaron que era un sitio seguro para enterrar los restos de Toribio y para guardar la reliquia, considerada por la Iglesia como el fragmento más grande que se conserva de la cruz en todo el mundo. La primera noticia sobre el monasterio aparece en un cartulario del año 825, aunque la tradición dice que ya existía en el siglo VI, cuando otro Toribio, un monje de Palencia, se instala en él con unos compañeros. Pero de esa historia no hay nada escrito, apunta el prior. En el archivo de la catedral de Palencia se conservan documentos de peregrinos del siglo XV que hablan de su experiencia en el camino. «El boca a boca, el conocimiento de que aquí hay una reliquia de la cruz hace que se convierta en un lugar de peregrinaje», explica. Hasta Santo Toribio llegan entonces peregrinos que van a Santiago de Compostela por la ruta del norte, se detienen en San Vicente de la Barquera, desde donde siguen el camino hasta Liébana y luego toman la ruta francesa de Santiago. «Hay otros que vienen de Castilla, atravesando los montes y los puertos, otros de Asturias y otros de León», detalla el padre franciscano. Fue en 1512 cuando el Papa Julio II, a petición del abad del monasterio, nombró una comisión con la misión de estudiar si Santo Toribio podía ser declarado lugar de peregrinaje permanente teniendo en cuenta la tradición, la presencia de la reliquia de la cruz y algún día jubilar que parece que se había celebrado anteriormente. Tres años después, en 1515, su sucesor, el Papa León X, accedió a la petición y desde ese momento empezaron a celebrarse años jubilares. El de 2023 será el número 74. Según el prior, ha habido momentos de mayor presencia de peregrinos y otros de menor afluencia, sobre todo, cuando con la desamortización, el monasterio quedó «vacío y abandonado» pero la reliquia, el Lignum Crucis, siguió allí. «Igual entonces la afluencia fue menor pero ha sido continúa desde la Edad Media», asegura. PEREGRINOS DEL SIGLO XXI ¿Y en pleno siglo XXI? El guardián de la puerta del perdón recurre a un proverbio árabe que ha hecho suyo para explicar que ahora hay tres tipos de peregrinos: los que andan el camino con los pies, pensando en el esfuerzo físico y el reto de superarse cada día, los que peregrinan con los ojos, disfrutando de la cultura, el arte y los paisajes, y los que lo hacen con el corazón, con una motivación espiritual. Para ellos, dice, el peregrinaje «es un encuentro consigo mismos, un momento de reconciliación, el cumplimiento de una promesa...» «A nosotros, como comunidad franciscana que estamos en el monasterio, lo que nos toca es ofrecer hospitalidad a los que lo hacen con los pies, con los ojos o con el corazón, ofrecerles un espacio de acogida consigo mismos y con Dios», añade. El prior no cree que vayan a atravesar la Puerta del Perdón los dos millones de visitantes que espera el Gobierno de Cantabria, pero sí un millón, una cifra que ya se alcanzó en el último Año Santo, el de 2017. Y no teme que el Año Jubilar acabe con la tranquilidad de su comunidad, que no se dedica a la vida contemplativa sino a «estar en el mundo, en contacto con la gente». De hecho, es tan activa en su día a día que entre las misiones de los franciscanos de Santo Toribio está ejercer como párrocos de los 22 núcleos rurales que hay en el entorno del monasterio.«Para nosotros es una buena oportunidad de ofrecer lo que somos y los que nos hace vivir», afirma

El Camino Lebaniego termina en Santo Toribio de LiébanaEFE

Camino de Santiago

Más de 10.000 peregrinos recorren el Camino Lebaniego en los primeros ocho meses del Año Jubilar

Unos 200 representantes de casi cuarenta asociaciones de Amigos del Camino de Santiago se reúnen del 1 al 3 de marzo en Santander

Más de 10.000 peregrinos han recorrido el Camino Lebaniego desde que comenzó el Año Jubilar, que concluirá en abril, y 15.695 lo hicieron en 2023 por el Camino del Norte hacia Santiago de Compostela.
Se trata de datos a cierre de diciembre de 2023 que han sido facilitados este martes por parte de la directora de la Fundación Camino Lebaniego, Pilar Gómez, y el presidente de la Asociación Amigos de los Caminos de Santiago del Norte de España en Cantabria, Valeriano Teja, durante la rueda de presentación de la XXXVII Asamblea de la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, que se celebrará en Santander y Camargo los días 1, 2 y 3 de marzo y en la que participarán unos 200 delegados y representantes de 38 entidades de peregrinos de toda España.
Según han detallado, esos más de 10.000 peregrinos del Camino Lebaniego entre el inicio del Año Jubilar y finales de 2023 son personas a las que se selló su credencial tras recorrerlo a pie, en bicicleta o a caballo, con lo que esa cifra se vería incrementada al sumar aquellos otros peregrinos que han llegado al Monasterio de Santo Toribio en autobús o en coche particular u otras alternativas. De esos 10.000 peregrinos con la credencial sellada, unos 1.200 eran internacionales y el resto nacionales.
Tanto el Camino Lebaniego como el Camino del Norte han visto crecer el número de peregrinos «en detrimento» de aquellos que recorrieron el denominado Camio Francés que suele ser el mayoritario, según ha explicado Teja. Así, por ejemplo, en 2023, hubo casi 1.100 peregrinos más por el Camino del Norte que el año anterior.

Encuentro de Amigos del Camino de Santiago

En cuanto al programa de la Asamblea Nacional de las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago que se celebra este fin de semana en Cantabria, arrancará este viernes, 1 de marzo, a partir de las 19.00 horas, en la Catedral de Santander, donde el obispo, Arturo Ros, bendecirá a los asambleístas. A continuación, habrá un concierto del Coro a Capella, que interpretará el Himno y la Cantata de Beato, y posteriormente una visita guiada a la Catedral y a la Iglesia del Cristo.
El núcleo del programa será el día 2 , que es cuando se celebrará la asamblea en sí, que arrancará a las 10.00 en el Palacio de la Magdalena y terminará sobre las 19.00 horas. En ella se hablará del futuro de los caminos de peregrinación, de la conexión con Europa y de cómo mejorar la experiencia de los peregrinos.
Está previsto que la apertura de la asamblea cuente, entre otros, con la asistencia de la alcaldesa de Santander, Gema Igual. Una vez concluida la asamblea, los congresistas tendrán tiempo de descanso hasta las 21.00 horas, cuando está prevista la cena de clausura en el Casino, a la que pondrá el broche la actuación del rabelista Miguel Cadavieco.
De forma paralela, para el día 2 se ha organizado una programación para que los acompañantes de los congresistas. Así, mientras se celebra la asamblea, éstos realizarán una visita a Potes y al Monasterio de Santo Toribio. Ya para el domingo, los congresistas se trasladarán al centro cultural La Vidriera, en Camargo, donde a las 11.30 horas se proyectará el documental Beato, de Jacobo Muñoz, que narra el origen del Camino de Santiago.
A las 13.00 se celebrará la ceremonia de clausura con la presencia del alcalde de Camargo, Diego Movellán; el presidente de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, Jorge Martínez-Cava, y la directora de la Fundación Camino Lebaniego, Pilar Gómez.
Teja ha considerado que es un «honor» que esta cita se celebre en Cantabria, algo que no ocurría desde hace más de 30 años. Se trata, según ha dicho, de un «acontecimiento que pondrá a Cantabria en el centro del mundo del peregrinaje».
Comentarios
tracking