10 de diciembre de 2022

...

Monseñor Aloisius Fondong recoge las formas del sagrario de la Iglesia de Santa María, de la diocésis de ManfeACN

Los obispos de Camerún no pagarán el rescate por los cristianos secuestrados «para no sentar un precedente»

Los secuestradores, que pertenecen a las filas de los combatientes separatistas, secuestraron a cinco sacerdotes, tres laicos y una religiosa

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Camerún, Mons. Andrew Nkea Fuanya, Arzobispo de Bamenda, ha declarado a Agencia Fides que el pago del rescate exigido por los secuestradores «crearía un peligroso precedente». Por eso, ha subrayado que "no pagaremos ni un céntimo” a los secuestradores de las 9 personas secuestradas en el asalto a la Iglesia de Santa María, en la aldea de Nchang.
Monseñor Nkea ha señalado que los secuestradores, que pertenecen a las filas de los combatientes separatistas, exigieron inicialmente un rescate de 100.000 dólares, para luego bajar y acabar pidiendo 50.000 dólares.
El arzobispo también ha declarado que los separatistas afirmaron haber atacado la iglesia de Santa María en Nchang, incendiándola, porque, según ellos, la Iglesia católica no apoya su lucha.
Los sacerdotes secuestrados son el P. Emmanuel, el P. Bernabé, el P. Cornelio, el P. Elías y el P. Job-Francis. Además de los cinco sacerdotes, han sido secuestradas la hermana Jacinta y tres fieles laicos: la señora Kelechukwu, el señor Nkem Patrick y una joven, Blanch Bright.

Un caso sin precedentes

Monseñor Aloysius Fondong Abangalo, obispo de Mamfe, que ha visitado la parroquia incendiada, ha acusado a los chicos de la aldea de Nchang de unirse a los combatientes separatistas, conocidos localmente como los Amba Boys.
El portavoz de la Conferencia Episcopal de Camerún, el padre Humphrey Tatah Mbuy, ha subrayado que «ha habido secuestros de religiosos en el pasado, pero se ha tratado de casos aislados. Un ataque de este tipo parece planeado, con la iglesia quemada y nueve secuestrados. Es un caso sin precedentes».
La población anglófona es mayoritaria en el noroeste y suroeste de Camerún, un país predominantemente francófono. Al sentirse discriminados por las instituciones, el resentimiento hacia el Estado camerunés ha crecido a lo largo de los años en la población de estas zonas. Las protestas, inicialmente pacíficas, se convirtieron en una lucha armada y, en 2017, en la declaración de un Estado independiente, la República Federal de Ambazonia, que no es reconocida por la comunidad internacional.
Comentarios
tracking