Fundado en 1910

13 de junio de 2024

El prefecto de Doctrina de la Fe, junto al patriarca copto

El prefecto de Doctrina de la Fe, junto al patriarca coptoV.N.

El prefecto de Doctrina de la Fe visita el Cairo

La Iglesia copta reinicia el diálogo con Roma tras el desencuentro por las bendiciones a parejas del mismo sexo

El cardenal Víctor Fernández ha asegurado ante el patriarca copto Tawadros II que la Iglesia católica está en contra del matrimonio homosexual

la Iglesia copta ha reiniciado el diálogo teológico con Roma, dos meses después de haberlo suspendido por su rechazo al «matrimonio homosexual». Por este motivo, el prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el cardenal Víctor Fernández, ha viajado hasta Cairo para reunirse con el patriarca copto Tawadros II, con quien ha abordado la declaración Fiducia Supplicans y la reacción que esta provocó

El cardenal ha llevado al patriarca copto el saludo del Papa Francisco, si bien, en el centro de su encuentro se ha encontrado el documento publicado el pasado diciembre por el Vaticano. Unos meses después, el 7 de marzo de 2024, la Iglesia copta emitió un comunicado en el que rechazaban «el llamado matrimonio homosexual». Ahora, Fernández ha recordado que tanto en Fiducia Supplicans como en la posterior declaración Dignitas Infinita, se reitera que «el matrimonio es sólo la unión entre un hombre y una mujer abierta a la transmisión de la vida», al tiempo que ha confirmado que la Iglesia católica está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Según informa Vatican News, el prefecto de Doctrina de la Fe ha explicado a Tawadros II que la Iglesia católica comparte las enseñanzas expuestas en su declaración del pasado 7 de marzo y evalúa positivamente su enfoque pastoral. Como dijo el Papa Francisco en la asamblea plenaria del Dicasterio, el cardenal Fernández ha reiterado que no se bendice la unión entre las personas. «Si se presentan juntos, se bendice a las personas, haciendo la señal de la cruz a cada uno y añadiendo una breve oración», dice el portal de la Santa Sede.

Esto ha de ocurrir de manera breve, espontánea, sin ningún rito ni ornamentos litúrgicos ni manifestaciones que puedan llevar a confundir esa bendición con una boda. Según ha aseverado el prefecto, lo más importante es «garantizar que este tipo de bendiciones sencillas, espontáneas y pastorales puedan impartirse también en la calle, con ocasión de las peregrinaciones, y puedan ser recibidas por todos».

Comentarios
tracking