La cerveza está compuesta por un 90 por ciento de agua

La cerveza está compuesta por un 90 por ciento de aguaPxHere

Día internacional de la cerveza  Mito o realidad: ¿quita la cerveza realmente la sed?

El agua representa hasta el 90 por ciento del contenido de la cerveza pero el alcohol inhibe la activación de la hormona anti diurética​

Uno de los mayores placeres del verano es el aperitivo en el chiringuito de la playa donde la cerveza es uno de los protagonistas. Servida bien fría, recarga las pilas y calma el exceso de temperatura tras horas bajo el sol. Pero, ¿quita la cerveza realmente la sed? Los expertos están divididos, como el resto de la sociedad, entre los que afirman que sí y los que, por el contrario, son reticentes a aceptar que una bebida con alcohol pueda calmar la sed.
Para empezar hay que recordar que hidratarse consiste en reponer los líquidos que se pierden a través del sudor, al respirar y al eliminar residuos. En verano el cuerpo pierde y necesita reponer cerca de tres litros de agua al día, algo que se consigue no solo a través de líquidos. Muchos alimentos que ingerimos tienen un alto contenido en agua como las verduras de hoja y la mayoría de las frutas y hortalizas.
Los que están a favor afirman que el agua representa hasta el 90 por ciento del contenido de la cerveza, sin embargo, aunque relativamente bajo, también tiene alcohol que inhibe la activación de la hormona anti diurética y es la encargada de regular la retención de líquidos y sales minerales. El alcohol, por tanto, aumenta la secreción de orina. El problema es cuando esa pérdida de líquidos es mayor de lo que se bebe, entonces si se corre el riesgo de terminar deshidratado.
Volvemos a la pregunta inicial ¿puede entonces una bebida alcohólica, como la cerveza, quitar la sed? La respuesta, según el estudio español publicado en la revista BioMedCentral.com, dependerá de la cantidad que se ingiera.
El trabajo, centrado en los efectos de una ingesta moderada de cerveza después del ejercicio físico y firmado por los profesores españoles David Jiménez Pavón, Mónica Sofía Cervantes-Borunda, Ligia Esperanza Díaz, Ascensión Marcos y Manuel J. Castillo, encontró que tomar hasta 60 cl de cerveza después de actividad física, no tiene efectos negativos en el grado de deshidratación del cuerpo.
«Nuestras observaciones sugieren que después del ejercicio en el calor, y las consiguientes pérdidas de agua, la ingesta aguda de una cantidad moderada de cerveza (hasta 660 ml) no tiene efectos deletéreos sobre los marcadores de hidratación ni sobre los indicadores de recuperación del estrés fisiológico en jóvenes sanos, físicamente individuos masculinos activos», aseguran los autores en sus conclusiones y añaden: «En conjunto, estos hallazgos podrían aconsejar a aquellos que consumen cerveza regularmente después del deporte o son físicamente activos en el calor que una ingesta moderada no alteraría el proceso de recuperación. Sin embargo, no se debe recomendar un alto consumo de alcohol ya que las consecuencias fisiológicas y de salud podrían ser peligrosas».
Teniendo en cuenta que el estudio trabajó con jóvenes varones, sanos y activos, el tope para estos estaría en 660 ml, cantidad que corresponde a tres cañas o botellines (20 cl). A partir de ahí, la cerveza no quitará le sed y se corre el riesgo de deshidratación.
Comentarios
tracking