Sección de Radiología de la Mujer del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona

Poder hacer una prevención adecuada es un pilar fundamental de la lucha contra el cáncer

Una app permite calcular el riesgo de cáncer a partir de información genética

Es necesario contar con la información médica de las últimas tres generaciones familiares como mínimo

En torno al 10 % de todos los cánceres que se detectan tienen una base genética por lo que la Unidad de Asesoramiento Genético del Cancer Center Clínica Universidad de Navarra (CCUN) acaba de poner en marcha el Programa de Cáncer Hereditario, una aplicación web de acceso libre que permite conocer el riesgo a desarrollar un tumor de base hereditaria de forma sencilla.

Esta herramienta, desarrollada según la evidencia científica, cuenta con un algoritmo propio que ofrece a toda la población interesada la posibilidad de obtener un genograma personal, es decir, una foto de la historia genética familiar que marca el rango de probabilidades de padecer una enfermedad oncológica.

La Dra. Maite Herráiz, directora de esta Unidad de Asesoramiento Genético del CCUN, explica que «conocer el riesgo de desarrollar un tumor y poder hacer una prevención adecuada al riesgo es un pilar fundamental de la lucha contra el cáncer. Nos permite establecer un programa de vigilancia adecuado, con un plan preventivo de seguimiento que minimice lo máximo posible esa probabilidad de padecer un tumor, o, al menos, diagnosticarlo precozmente».

El cáncer no se hereda y ser portador de una mutación no es sinónimo de cáncer, pero sí implica un mayor riesgo de desarrollarlo a lo largo de la vida

Para que los resultados de este test sean precisos es necesario contar con la información médica de las últimas tres generaciones familiares, como mínimo: la del interesado, la de sus padres y la de sus abuelos. Con estos datos genealógicos, y teniendo en cuenta también algunos criterios clínicos, como la alta incidencia del mismo tipo de cáncer en miembros de primer grado, la aparición del tumor antes de los 50 años o la bilateralidad, el algoritmo de esta app web ofrece los datos categorizados en grupos de riesgo.

«La aplicación nos ofrece una primera evaluación del riesgo genético. Esa foto de situación sirve de punto de partida para determinar después quién es recomendable que se realice un estudio genético. Con este programa queremos, en primer lugar, colaborar en esa labor divulgativa y de educación que es tan necesaria. Además, pretendemos facilitar el acceso al asesoramiento médico profesional, y a la realización de unas pruebas genéticas que, como está demostrado, salvan vidas», añade la Dra. Herráiz.

El cáncer no se hereda y ser portador de una mutación no es sinónimo de cáncer, pero sí implica un mayor riesgo de desarrollarlo a lo largo de la vida. De hecho, en la mayoría de los síndromes de cáncer hereditario, la posibilidad de asumir esa mutación es de un 50 %. Contar con la mejor información preventiva ayuda a ejercer una medicina predictiva a través de medidas que perfeccionan el estilo de vida, adelantando también la participación en programas de cribado de patologías oncológicas, como las mamografías o las colonoscopias. El cáncer no se puede prevenir, pero la prevención facilita su diagnóstico temprano y permite detectarlo en un estadio con opciones terapéuticas curativas, como subrayan los especialistas del CCUN.

Temas

Comentarios
tracking