Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

Icebergs liberados por uno de los glaciares más grandes de Groenlandia

Icebergs liberados por uno de los glaciares más grandes de GroenlandiaAFP

Más de 1.600 científicos desmienten la emergencia climática

Miles de profesionales firman un mensaje urgente en el que reclaman que la ciencia del clima debería ser menos política

Son muchos los científicos y expertos que afirman que estamos inmersos en un cambio climático acelerado como consecuencia de la mano del hombre, en especial por las emisiones de gases de efecto invernadero de los últimos años. Una teoría que han comprado los gobiernos de prácticamente todos los países mundiales y que se han plasmado en el Protocolo de Kioto o el Tratado de París, que fijan como propósito una reducción notable de estas emisiones.
Sin embargo, hay otros que afirman que este cambio en el clima no se debe más que a un ciclo normal propio de la Tierra y que ya se ha producido en otras ocasiones, por lo que consideran que son innecesarias las medidas llevadas a cabo por los Estados para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.
Por ello, 1.609 científicos y profesionales se han unido bajo la declaración There is no climate emergency (No hay emergencia climática) para preparar lo que han llamado un «mensaje urgente» en el que reclaman que la ciencia del clima debería ser menos política «mientras que las políticas climáticas deberían ser más científicas».
Según explican en el manifiesto, promovido por la fundación Climate Intelligence (CLINTEL), el archivo geológico revela que el clima de la Tierra ha variado desde que existe el planeta, con fases naturales frías y cálidas. «La Pequeña Edad del Hielo terminó en 1850, por lo tanto, no sorprende que ahora estemos experimentando un período de calentamiento».
Asimismo, destacan que el mundo se ha calentado significativamente menos de lo previsto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre la base del forzamiento antropogénico modelado.

«El CO2 no es un contaminante»

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) han estado en el punto de mira en los últimos años. Por ello, los firmantes recuerdan que el CO2 es alimento vegetal, «la base de toda la vida en la Tierra» y que, por tanto, no es un contaminante. «Más CO2 es beneficioso para la naturaleza y hace más verde la Tierra: más CO2 en el aire ha promovido el crecimiento de la biomasa vegetal mundial y también es bueno para la agricultura, ya que aumenta el rendimiento de los cultivos en todo el mundo».
Por otro lado, recalcan que el calentamiento global no ha aumentado los desastres naturales, ya que no hay evidencia estadística de que se estén intensificando los huracanes, las inundaciones, las sequías y los desastres naturales similares, o haciéndolos más frecuentes. Sin embargo, afirman que sí que existe una amplia evidencia de que las medidas de mitigación de CO2 son tan dañinas como costosas.
Los científicos terminan el manifiesto diciendo que no hay ninguna emergencia climática y que, por tanto, no hay motivo de pánico ni alarma: «Nos oponemos firmemente a la política dañina y poco realista de cero emisiones netas de CO2 propuesta para 2050. Si surgen mejores enfoques, y ciertamente surgirán, tenemos tiempo suficiente para reflexionar y readaptarnos. El objetivo de la política global debería ser la 'prosperidad para todos' proporcionando energía fiable y asequible en todo momento. En una sociedad próspera, los hombres y las mujeres tienen una buena educación, las tasas de natalidad son bajas y la gente se preocupa por su medio ambiente».
Entre los firmantes figuran 12 españoles, todos ellos doctores o profesores de diferentes universidades del país, así como los premios Nobel Ivar Giaever y John F. Clauser. Esta declaración ha reunido a una gran variedad de científicos de todo el mundo. Desde CLINTEL consideran que el conocimiento y experiencia de este grupo es «indispensable para alcanzar una visión equilibrada, desapasionada y competente del cambio climático».
Comentarios
tracking