Fundado en 1910

20 de mayo de 2024

Adictos a los opioides en las calles del barrio de Kensington, en Filadelfia

Adictos a los opioides una calle de Estados UnidosKimGary

Oregón recula y volverá a castigar a todos los ciudadanos que posean y consuman drogas duras

La despenalización de las drogas en algunos estados de Estados Unidos ha incrementado su consumo, venta ilegal y criminalidad. Ejemplo de ello es Oregón, que después de tres años permitiendo estas duras sustancias, ha decidido recular y volver a castigar legalmente a los ciudadanos que posean estas sustancias a partir de septiembre de 2024.
Esta decisión, que anula la votación en el referéndum de noviembre de 2020, marca el fin de una política antidrogas que eliminó las penas de prisión para los consumidores de muchas drogas ilegales en el resto de países de Estados Unidos. En sustitución a esto, introdujo multas de 100 dólares que podían ser retiradas si la persona se sometía a controles rutinarios.
La despenalización, que es similar a la que se produjo en Portugal en 2023, se aprobó en un momento de máxima crisis por el consumo del fentanilo, un analgésico sintético 50 veces más fuerte que la heroína y 100 veces más potente que la morfina. Es decir, es el líder de los opioides.
Al hilo, y siguiendo los datos del condado de Multnomah, en Portland (Oregón) entre 2018 y 2020, las muertes por el consumo de una de las drogas más duras hasta la fecha aumentaron en un 533 %. En relación con los datos de todo el estado, las muertes por opioides en Oregón aumentaron de 738 en 2021, el primer año en que la ley entró en vigor, a 956 en 2022.
Tal y como ha explicado este lunes Tina Kotek, gobernadora del estado, esa nueva ley representa un paquete que promueve «el tratamiento al tiempo que impulsa también la necesidad de asumir responsabilidades». Y es que la que fuera hasta 2022 presidenta de Cámara de Representantes de Oregón, busca dejar atrás la idea de abrir una senda de libertades a aquellos ciudadanos que consumen y tienen drogas duras.
En este sentido, y debido a la decisión de la gobernadora, desde el 1 de septiembre de este año, estas sustancias ilegales duras, como lo con la heroína, fentanilo y la cocaína, estarán prohibidas en el estado. Las personas que incumplan esta estricta norma se enfrentarán a penas de cárcel de hasta seis meses. Asimismo, la policía fomentará alternativas a los procesos penales establecidos en la ley, que también enfatiza la colaboración con los servicios sanitarios.
Comentarios
tracking