30 de noviembre de 2022

Bieito Rubido, autor de «Contar la verdad».

Bieito Rubido, autor de «Contar la verdad»Penguin Random House

Libros

Bieito Rubido: «Los valores esenciales del periodismo son la verdad y la libertad»

El director de El Debate presenta este miércoles «Contar la verdad», un libro en el que revela los entresijos de su trayectoria y los misterios e intrigas del oficio periodístico

Dice Bieito Rubido (Cedeira, 1957) que «el periodismo amplía nuestra libertad», y que «su valor reside en concienciar a la sociedad ante las injusticias y en hacer frente a los abusos de poder». Tras toda una vida dedicada al oficio, y después de dirigir diarios como La Voz de Galicia y ABC, su testimonio profesional contiene también no poca crítica: «Esta profesión está repleta de vanidad y déficit de humildad: lo que más urge es realizar un examen de conciencia, mejorar nuestra formación y realizar una catarsis autocrítica».
El actual director de El Debate, y uno de los periodistas más influyentes de nuestro país, decidió escribir un libro relatando su trayectoria en el oficio y su relación con los principales agentes de cambio del país. Fruto de aquella decisión ha publicado Contar la verdad (Penguin Random House), un relato esclarecedor que recorre los últimos cuarenta años de la vida pública española a través los ojos –y la pluma– de un testigo de excepción. El libro se presenta el 20 de octubre a las 19:00 h. en la Fundación Rafael del Pino de Madrid, en un acto en que el participarán Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno, y Nicolás Redondo, antiguo dirigente del PSOE en el País Vasco.
¿Quién debería leer este libro? «Todo el que no sea ajeno a la vida pública de España», recalca el director, «ya que se trata de un relato con un amplio espectro de interés». De hecho, los capítulos recorren desde sus vivencias en la redacción de ABC –con nombres propios, anécdotas y la vida y milagros de aquellos que tuvo a su cargo– hasta su relación personal con grandes nombres como Fraga, Hugo Chávez, Mariano Rajoy o Alfredo Pérez Rubalcaba, pasando por la cobertura mediática que realizó de grandes acontecimientos de nuestra historia reciente: la abdicación del Rey Juan Carlos, el 11-M, la moción de censura o el golpe catalán.

Breviario para periodistas

El libro no es solo una brillante acumulación de relatos, sino que arroja luz también sobre una profesión que, según Rubido, está «mitificada»: «En el periodismo hay un nivel de frustración muy alto, porque todos hemos pensado alguna vez que nada más llegar vamos a brillar, vamos a destapar un gran caso de corrupción o a hacer valer los valores democráticos». Él mismo reconoce el valor que han tenido factores como la suerte o el azar en su carrera, sin obviar la estrategia: «Siempre me he rodeado de personas más inteligentes que yo; no he sentido inseguridad, al contrario: ha sido un honor trabajar al lado de muchos de mis compañeros».
Bieito Rubido es severo al denunciar el mal llamado periodismo de investigación (realizado, en realidad, a través de filtraciones interesadas y oportunistas), el amiguismo, el tráfico de influencias y la uniformidad intelectual de ciertos periodistas, a la vez que dibuja las claves para conseguir una redacción feliz y una dirección inspiradora.
Si bien afirma que en este país sobran la mitad de medios de comunicación, él ha decidido ponerse al frente de El Debate porque «es necesario un medio digital que haga periodismo de calidad»:  «Internet es un maravilloso fenómeno que tiene miles de virtudes, pero como ocurre siempre en historia de Humanidad, necesitamos un periodo de adaptación. La celeridad y la ansiedad por dar la noticia primero han restado rigor y profundidad al periodismo».
El director del diario El Debate Bieito Rubido

El director del diario El Debate Bieito Rubido

En el último capítulo –no dejen de leer el libro por esto– Bieito Rubido explica por qué, a pesar de «las decepciones, las heridas de una profesión cruel y el desencanto», siempre será periodista. «He disfrutado enormemente de esta profesión; estoy muy agradecido. Me ha permitido viajar por todo el mundo, conocer a personas admirables (y otras dignas de censura) y ser testigo de grandes hechos. Pero sobre todo, el periodismo es una actividad buena: la comunicación es la puesta en común, la comunión de las personas».
Comentarios
tracking