Fundado en 1910

24 de septiembre de 2023

Qatarí que te viTomás Guasch

¡Joselu, un purito!

Un beso, amigo felicidad, que eso nos enseñaste. El último nos lo dimos en tu Padrón. El próximo tardará lo que Dios quiera. Pero llegará.

Actualizada 12:49

El día que se nos fue Pepe acabó con el Madrid remontando a la Real con gol de Joselu, el 9. Van dos partidos seguidos. ¡Joselu, un purito! debió gritarle el Bernabéu. De gallego universal a gallego nacido en Stuttgart.
Otra de las expresiones de Castaño, dedicada a los blancos, es aquella de que mamonea. Lo hizo otra vez en su salida-torrija habitual. Cuatro de los cinco partidos disputados los inició encajando un gol rápido. En Vigo se lo anularon al Celta. Ante Almería, Getafe y esta vez debió levantar el tanto en contra. Un carrusel de desatenciones que le obligan, por lo menos, a jugar intranquilo. Es un evidente mamoneo que convendrá corregir. No sea que al rival se le ocurra meter otro gol y se arme. La Real estuvo de diez menos con la espada. Kepa se coronó.
Es verdad que este Madrid en renovación va quemando etapas, no puede estar todavía a cien. Ni a ochenta. Y lo hace desde el liderato. Esta vez con una apuesta que no le agradó al Bernabéu ni a un servidor. La idea de recular, darle la pelota al rival y esperar a cazarle, pues qué quieren que les diga.
Ante el Getafe lo logró en la recta final, esta vez un poco antes. No marcó Bellingham por primera vez. Lo hizo Joselu que está demostrando lo conveniente de tener un martillo en el área. Los minutos de Brahim, hasta hora eso, minutos, saben a poco.
Ganó el Madrid el día que se nos fue Pepe. Luis Ventoso escribió aquí seguramente el recuerdo del día. Lean ‘El maravilloso Pepe’ si no lo hicieron. No me atrevo a emularle. Sí insisto en lo fundamental: el Pepe artista sigue siendo un fenómeno, el Pepe persona lo gana por KO.
Treinta años largos a su vera me permiten resumir lo que descubrí a los cuatro días. Un grande que además es generoso, leal, risueño, capaz de tratar a una persona importante como al niño que por la calle le pide un autógrafo es un elegido. Hay pocos. Un beso, amigo felicidad, que eso nos enseñaste. El último nos lo dimos en tu Padrón. El próximo tardará lo que Dios quiera. Pero llegará.

Temas

Comentarios

Más de Tomás Guasch

tracking