Fundado en 1910

20 de abril de 2024

Qatarí que te viTomás Guasch

Real Modrygo y olé

Tú, el Madrid, a lo tuyo. Dársela a Rodrygo. Y no despistarte. No empezar 1-0. Y luego, ahora y tal como está su enfermería, eso: buscar a Rodrygo

Actualizada 21:36

Iba viendo a Rodrygo y Asociados, el partido o sea, y pensaba en la noche toda que invertí en el último Brasil-Argentina. Entre la una y media y casi las cuatro, el juego (¡?) Y después, el duermevela producto de lo que me irritó ver al campeón del mundo y al que lo fue cinco veces.
Que la última fuera en 2002 orienta por dónde ha ido lo brasileño: deberían prohibirles jugar de amarillo. Apuntaba el alba, me vestí despacito y fui a poner las calles pensando todavía qué arte, qué mérito tener un tío como Rodrygo y no darle una pelota en condiciones, no acompañarle ni en el saque de centro. En los 100 minutos que duró aquel espanto. Sus colegas. Tremendo.
Es lo que hizo el Madrid en Carranza. Dársela y no molestarle. Quitarse de en medio. OK. El Cádiz no defiende como Argentina. Pero eso es cosa del rival. Tú, el Madrid, a lo tuyo. Dársela a Rodrygo. Y no despistarte. No empezar 1-0. Y luego, ahora y tal como está su enfermería, eso: buscar a Rodrygo.
Metió dos golazos y le dio a Bellingham el pase del tercero. Versión Jude palpándose el hombro. Volviendo a aquello, un argentino se lo hubiera buscado, seguro. El hombro malo y el otro. Son cancheros diría la cátedra. Los cadistas no se atrevieron. El Madrid lo agradeció. Jugó el inglés a medio gas y sumó otro golito, lo tiene por castigo.
Vimos al Real Modrygo saltar la primera de las vallas que se alzan en su camino mientras van recuperándose ilustres caídos. Ahora, Nápoles y Granada. Europa está resuelta: clasificación en el bote y con un puntito, cabecera de grupo. Malo será que no lo sume el miércoles o luego en Berlín, ante el Unión, el simpático equipo que sueña con Raúl para el banquillo. La Liga no espera, la Champions se despedirá hasta febrero y ahí el panorama habrá cambiado, es de esperar.
El Modrygo fue arte en los goles y también, e importante, en seriedad competitiva. No me extrañó. Ancelotti y cía saben que durante un tiempo estarán obligados a no frivolizar y hacer algo tan odioso para algunos -los no madridistas- como es ganar. Ganar y volver a ganar. Lo hicieron. Lo que tocaba y tocará. Con tres obras de arte: los goles. Las pintó Rodrygo. Brasileño. De los de antes, digo. Esta vez, Goya y Velázquez, don Diego. También podría valer Manolo. Manolo Velázquez que en gloria está, el 10 post Puskas. Otro artista.
Comentarios
tracking