Fundado en 1910

04 de marzo de 2024

Joan Laporta, acompañado de directivos, durante la ofrenda floral en el monumento a Rafael Casanovas

Joan Laporta, acompañado de directivos del Barcelona, en una imagen de archivoEFE

Joan Laporta estalló en el palco y tiró bandejas de canapés tras el nuevo tropiezo del Barcelona

El nerviosismo en el Barcelona es total. Tras la debacle del mes de enero, en el que el equipo azulgrana perdió dos competiciones de golpe (Supercopa y Copa, ambas con goleadas) y se alejó también de la Liga, el conjunto entrenado por Xavi Hernández volvió a las andadas este domingo.
Los culés empataron en su campo ante el Granada, penúltimo clasificado, uno de los peores equipos de la Liga. El conjunto andaluz llegó a ir ganando por dos ocasiones en Montjuic y metió hasta tres goles al Barça. El partido acabó al final en empate (3-3).
Este resultado supone otro golpe para un equipo que está a 10 puntos del Real Madrid en Liga y al que ya solo le queda la Champions, donde se enfrenta en octavos al Nápoles. Solo le queda la Copa de Europa como salvación de una temporada que está siendo desastrosa y que derivará en el adiós de Xavi, cuyo anuncio de dimisión en diferido no ha cambiado ni a los jugadores ni a la afición.
Quien más preocupado está es Joan Laporta, el presidente que hipotecó al club para darle una plantilla competitiva y que ve como Xavi es incapaz de sacar adelante la temporada. Laporta maneja las cuentas, sabe que todo millón cuenta y ve como su Barcelona está más cerca de perder la cuarta plaza que da acceso a la Champions que de alcanzar el liderato de la Liga. Incluso sigue lejos de la segunda plaza del Girona (a cinco puntos) que da acceso a la Supercopa de España en Arabia y por tanto a más millones de euros de ingreso.
Así, y con este ambiente de tensión, Joan Laporta protagonizó este domingo un gesto de absoluto nerviosismo e indignación en el palco de Montjuic. Según ha desvelado Catalunya Ràdio, Laporta se cabreó tanto por el resultado ante el débil Granada que llegó a tirar alguna bandeja de canapés.
El presidente azulgrana se llevó un buen cabreo y empezó a tirar estas bandejas con canapés que se dan en los palcos como obsequio y comida para los invitados. El Barcelona vive un momento de tensión que no cambia y no se ha corregido tampoco con el anuncio de que se va Xavi: siguen jugando muy mal, ganaron dos partidos no con brillantez y ahora empatan un encuentro ante el penúltimo clasificado.
Comentarios
tracking