Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

El precio de la leña ha subido

El precio de la leña se ha duplicado en el último año

Invierno

El acopio de leña se convierte en la nueva moda de la crisis energética

Los dueños de casas con chimenea compran un 30 % de este material en vistas a un invierno con la energía por las nubes

El miedo es libre y va por barrios. El invierno se avecina sobre el hemisferio norte y Europa podría sufrir una dura crisis energética si Rusia corta el grifo del gas a países como Alemania.
Las cifras avisan de que las reservas de gas están casi al 100 %, pero eso supone energía para dos meses con lo que enero y febrero podrían disparar aún más el precio de la electricidad ante la falta de gas.

Miedo

Los avisos desde Europa o de países como Alemania y Francia que ya prevén racionamiento y cortes de energía han llevado a muchos españoles a hacer un acopio de leña semejante al que hicieron durante la pandemia de papel higiénico.
Son movimientos que no tienen mucho sentido, pero que ya se han cristalizado en un aumento de las ventas del 30 % con relación a 2021. Si se necesitan unos 2.000 kilos para calentar una casa durante el invierno, ahora los clientes se llevan 4.000, por si acaso.
Como todo lo que se somete a una fuerte demanda, los precios de la leña también se disparan. De los 12 céntimos el kilo ya se espera que para el mes de octubre en adelante se venda a 24 céntimos. Otro motivo más para comprar desesperadamente esta materia prima que muchos pretenden que rebaje la factura eléctrica de sus casas.
Las viviendas o chalés que utilizan la leña para calentarse solo pueden hacerlo mediante la chimenea que, por las dimensiones de esas casas, es complicado que calienten todo el espacio. El consumo podría reducirse algo, pero hay otro material cercano a la madera que sí que toma más protagonismo.
El precio del saco de pellets también ha aumentado en los últimos meses

El precio del saco de pellets también ha aumentado en los últimos meses

Los denominados pellets un elemento fabricado con compactados de madera, astillas o serrín que también se utiliza para calentar viviendas unifamiliares. En este caso, la energía que produce en la caldera sirve para calentar agua o radiadores. Su demanda también ha aumentado y la Asociación Española de la Biomasa avisa en su último informe de que el saco de 15 kilos ha pasado de 4,72 euros a 5,63 euros entre el primer y el segundo trimestre de 2022. En el caso de los pellets se necesita mano de obra y maquinaria para su tratamiento por lo que este proceso encarece también el precio.
Comentarios
tracking