10 de diciembre de 2022

Alberto Garzón promovió protestas contra Escrivá por las pensiones que el Gobierno tuvo que detener

Alberto Garzón promovió protestas contra Escrivá por las pensiones que el Gobierno tuvo que detenerEFE

Continuas rectificaciones

Los 'grandes éxitos' de Escrivá en su larga cruzada contra Podemos

El ministro de Seguridad Social tiende a sacar su antiguo perfil como presidente de la AIReF

Cuando la gente se sorprende de las salidas de tono de José Luis Escrivá deben saber que este economista albaceteño de 61 años fue nombrado presidente de Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) por Mariano Rajoy.
El hijo del que fuera presiente del Albacete Balompié, pasó sus años profesionales como presidente del órgano creado por el Gobierno a instancia de la UE para fiscalizar las cuentas públicas, en el Instituto Monetario Europeo, en el Banco Central Europeo o el BBVA como director gerente del Área de Finanzas Públicas.

Intrusos

Ese conocimiento del dinero público fue suficiente para que Pedro Sánchez le nombrase ministro en enero de 2020 para trabajar en pensiones, políticas de inclusión y migraciones.
Escrivá se siente como Page aunque este último sea socialista de carné y chaqueta de pana. Rodeado de intrusos que intentan desestabilizar a un Gobierno ya de por sí débil que Sánchez ha puesto en manos de la extrema izquierda y los independentistas.
Escrivá empezó sus andanzas políticas atizando al Podemos liderado por Pablo Iglesias. Cuentan las crónicas que llamaba «panda de vagos» a los políticos del partido morado en casi cualquier entorno y que dudaba de que Iglesias supiese manejar los 1.000 millones de euros de presupuesto de su ministerio.
No tardaría en llegar la primera de las grandes trifulcas por el ingreso mínimo vital (IMV). Irene Montero quería colgarse la medalla de esta paga y empezó a difundir sus bondades y la forma de hacerla llegar sin consultar. Fue la primera descoordinación de agendas entre ministerios.
A Pablo Iglesias le entraron las prisas por meter a la gente el dinero en el bolsillo y, como vicepresidente del Gobierno, se dedicó a quejarse de los plazos. Escrivá se mostró sorprendido y atacó diciendo que «de las enmiendas nos hemos enterado por la prensa».

Yolanda Díaz

Meses después llagaba la primera disputa con Yolanda Díaz por los ERTE fantasma de la pandemia y los 400.000 afectados de diferencia entre los datos de la ministra y los de Escrivá en apenas una hora.
Los problemas con Podemos sobre las pensiones se han dado hasta el pasado mes de junio cuando los morados anunciaban que habían llegado a un acuerdo con el ministerio de Escrivá para destopar las pensiones públicas. Tal fue el enfado del ministro ante el bulo que puso en marcha Isabel Franco que la propia diputada de Podemos tuvo que salir a desmentir el anuncio.
Otro foco de problemas fue el recorte de las pensiones a los boomers, los nacidos entre los 50 y los 70. Escrivá avanzó que tendrían menos pensión si no se jubilan más tarde, pero Podemos amenazó con votar en contra de la norma lo que provocó la rectificación del ministro con la frase «podrán elegir entre un ajuste pequeño en su pensión o trabajar algo más» y evitar el enfado morado.
La forma de ser del ministro Escrivá también ha generado tensiones dentro de su departamento. Israel Arroyo, el que fuera secretario de Estado de Seguridad Social, y Jesús Perea, antiguo secretario de Estado de Migraciones, dejaron sus altos cargos en los momentos más delicados de las negociaciones con los autónomos y los pensionistas.
La centralización de impuestos ha sido la última batalla que este político, siempre cercano a la derecha, tiene que librar con el intolerante comunismo del que Sánchez decidió salpicar el Gobierno de España.
Comentarios
tracking