08 de febrero de 2023

BlockFi es la última víctima del sector de las criptomonedas

Las criptomonedas son un gran contaminador

Las consecuencias medioambientales de las 'cripto'

Los otros daños del bitcoin: gastan más electricidad que algunos países y generan mucha basura electrónica

Los daños que pueden generar una mala inversión en criptomonedas no afectan solo al bolsillo, sino que estamos ante un gran contaminador y enemigo del medioambiente

La inversión en criptomonedas genera riesgos muy altos. Bajo las promesas de altos intereses, en los últimos meses han trascendido los casos de varias empresas dedicadas a invertir en ellas que han acabado derivando en una estafa mediante la apropiación del dinero de sus clientes.
Aunque todavía retumban los ecos del boom del bitcoin y otras del que gozaron no hace tanto, cada vez son más instituciones las que alertan de los peligros de entrar en su entramado.
Por si fuera poco, los daños que pueden generar una mala inversión 'cripto' no afectan solo al bolsillo, sino que estamos ante un gran contaminador y enemigo del medioambiente.

Tanta electricidad como Austria

En un informe realizado recientemente por funcionarios del Banco Central Europeo (BCE), se concluía que, entre otras cosas, el bitcoin y otras criptomonedas consumen una elevada cantidad de energía. En concreto, se calcula que la minería 'cripto' gasta tanta electricidad al año como Austria, mientras que provoca montañas de desechos de hardware.
«Todo el sistema bitcoin genera tantos desechos electrónicos como los Países Bajos», critican los autores del texto, recordando que tal ineficiencia del sistema no es un defecto, sino una característica.

Aire contaminado

Otro estudio, liderado por la Universidad de Nuevo México (Estados Unidos) y publicado en la revista especializada Scientific Reports, aseguraba que el coste ambiental de la minería del bitcoin es más comparable al daño climático de la producción de carne de vacuno y de la extracción y refinación del petróleo crudo que al de la extracción de oro.
Los cálculos económicos de los daños climáticos de la minería del bitcoin llevaron a los autores a analizar, entre enero de 2016 y diciembre de 2021, su impacto. Al final, concluyeron que en 2020 se usaron 75,4 teravatios hora por año, un uso de energía más alto que Austria (69,9) o Portugal (48,4).
Comentarios
tracking