07 de octubre de 2022

La ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene MonteroEFE

Tribunales  La Fiscalía mantiene imputada a la exempleada de Podemos que hizo de niñera de Montero

  • El juez Juan José Escalonilla investiga si la hoy ministra de Igualdad utilizó a alguna de sus antiguas trabajadoras como cuidadoras

  • La Fiscalía no ve extraño que «una amiga» cuide de los hijos de Irene Montero

La Fiscalía Provincial de Madrid ha asegurado en un escrito que «no es extraño» que Gara Santamarta -extrabajadora del equipo de prensa de Podemos e investigada por el caso Niñera- ayudase en 2019 a su «amiga» Irene Montero, con el cuidado de sus hijos y «sin ser remunerada por ello». Sin embargo, el ministerio fiscal ha respaldado que se la cite a declarar en calidad de imputada por un presunto delito de malversación.
El titular del Juzgado de Instrucción 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, llamó como investigada a Santana cuando Elena González, antigua escolta de Irene Montero, declaró en sede judicial que era la trabajadora del equipo de prensa la que «se encargaba de cuidar (a los menores)», ya que ella y la ministra de Igualdad «eran muy amigas, siempre han tenido relación». Tras estas afirmaciones, Vox, que ejerce la acusación popular, solicitó al juez instructor nuevas diligencias de investigación.
Santana es la segunda empleada de la formación a la que se vincula con este tipo de trabajos de cuidado. La antigua abogada del partido morado, Mónica Carmona, ya denunció que Teresa Arévalo -exjefa de gabinete de Montero e investigada en la causa- hacía de niñera de uno de los menores. No obstante, el pasado 27 de julio aseguró en sede judicial que no podía aportar pruebas porque fue cesada de su cargo dentro del partido y no pudo seguir investigando los hechos.

«Animadversión» hacia Montero

Además, la fiscal Lorena Álvarez Taboada sostiene que la declaración de la antigua escolta Elena González «evidencia animadversión hacia Irene Montero». A su juicio, «tampoco es ilógico» que, estando Montero de baja, se celebraran «reuniones políticas en su domicilio dada la posición que ocupaban tanto ella como Pablo Iglesias en el partido político».
Al cierre de su escrito, la fiscal ha precisado que «todas» las consideraciones sobre lo que realmente ocurrió con Santana «deberán hacerse una vez oída la investigada y practicadas todas las diligencias, debiendo entonces el juez de instrucción adoptar una de las resoluciones del artículo 779LECrim». Dicho artículo se traduce en el archivo de la investigación cuando los hechos no son constitutivos de infracción penal o cuando no aparece suficientemente justificada.
Comentarios
tracking