30 de enero de 2023

Según la OMS, más de 55 millones de personas en el mundo viven con demencia

Según la OMS, más de 55 millones de personas en el mundo viven con demenciaPixabay

Salud

Cuando el despiste se vuelve demencia: ¿qué hacer ante un diagnóstico de alzhéimer?

Esta es la enfermedad que mayor discapacidad genera en personas en España y la principal causa de demencia en todo el mundo

Hace diez años, María José, que ahora tiene 70 años, y sus hijos comenzaron a notar que Antonio, su marido, de 78 años, estaba más despistado de lo normal. Al principio lo achacaron a que acababa de jubilarse y se encontraba más relajado y distraído. «A la larga te das cuenta de que eso eran los inicios. Quién sabe si habría avanzado todo más despacio si se hubiera empezado a tratar en aquel momento», cuenta ella. 
María José se acababa de prejubilar en aquel momento, «y menos mal, porque si no no habría podido cuidar de él». Al principio contaban con un psicólogo que acudía a su domicilio para darle clases a Antonio y ralentizar el deterioro cognitivo y después acudieron a la Fundación Alzheimer España donde ambos conocieron personas en su misma situación. Con la pandemia, los talleres de la asociación se instalaron en la vía telemática y, en cierto modo, perdieron su efecto en Antonio, que se ha vuelto más dependiente. 
La convivencia es complicada: «vas viendo sus desarrollo, cuando está contento y cuando está más decaído», pero también cuando su capacidad de comunicarse empeora o cuando pierde agilidad y autonomía. 

La principal causa de demencia

Antonio es uno de los 800.000 españoles que padecen alzhéimer, enfermedad que mayor discapacidad genera en personas mayores en España y la principal causa de demencia en todo el mundo, según los datos de la Sociedad Española de Neurología
Para muchas familias, el diagnóstico es un momento de alivio, sobre todo cuando hay sospechas anteriores. Sandra Poudevida es terapeuta de la Fundación Pasquall Maragall y explica que «tanto para la persona diagnosticada como para la que se convierte en cuidador el futuro cambia radicalmente, sus planes de vida se truncan». 
Instituciones como la Pasquall Maragall, la Fundación Alzheimer España o la Confederación Española de Alzheimer, juegan un papel clave tanto para quien padece la enfermedad como para quien atiende las necesidades de esa persona. «El diagnóstico de alzhéimer no afecta solo a quien lo padece, sino también a quien se encarga de sus cuidados y a toda su familia», explica Poudevida. Inician juntos el largo recorrido de una enfermedad sin cura, cuyos efectos pueden ralentizarse mediante tratamiento farmacológico (medicinas) o no farmacológico (estimulación cognitiva o terapia física). 

Frente a un abismo

Álvaro Corral, neuropsicólogo de la Fundación Alzheimer España, indica que «los síntomas iniciales son una pérdida paulatina y discreta de la memoria, aunque muchas veces hay otras causas que no tienen porque ser una demencia». Muchas de las personas que padecen de Alzhéimer no son conscientes de su enfermedad, ni siquiera en los primeros momentos. No obstante, para las personas de su entorno «es ponerse frente a un abismo», explica Corral. 
Para comenzar a aceptar el diagnóstico, y hacerlo de la mejor manera posible, el neuropsicólogo recomienda asesoramiento y orientación sobre qué es esta enfermedad y qué conlleva, para entre otras cosas, anticiparse a futuros problemas, como la pérdida de autonomía. Pero también para todo el que pueda necesitarlo, ponerse en manos de un profesional para obtener atención psicológica. Como analiza Corral: «Muchas veces se centran los tratamientos en los enfermos, pero también existen muchas actividades y alternativas médicas enfocados a las familias y cuidadores, para que acepten el diagnóstico por ejemplo». 

Un largo camino

Aunque se trata de una enfermedad incurable, crónica y de largo recorrido, hay que intentar en la medida de lo posible mantener ciertas rutinas y horarios. El alzhéimer provoca que quien lo padece se vaya perdiendo muy poco a poco, que su identidad y sus recuerdos se vayan borrando, y tanto Corral como Poudevida coinciden en que aferrarse a las actividades que llevan a cabo cada día ayuda a que no se sientan tan inseguras. 
Un diagnóstico de Alzheimer puede suponer un cambio de realidad muy brusco para las familias y adaptarse a esta situación resulta complicado. Aprovechar el día a día debe ser uno de sus objetivos principales. No siempre la enfermedad avanza a ritmos rápidos y hasta que esta se desarrolla se ha de disfrutar de todo el tiempo que se pueda con esa persona. El acompañamiento, coinciden la terapeuta y el neuropsicólogo, es el mejor tratamiento para esta enfermedad, y la mejor prevención, aconseja María José, se encuentra en prestar atención a los detalles. 
Comentarios
tracking