19 de agosto de 2022

El presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Manuel Martínez-Sellés, recibiendo su premio por la vida de Alfonso Bullón de Mendoza y Carmen Fernández de la Cigoña, directora del Instituto de la Familia

El presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Manuel Martínez-Sellés, junto a Alfonso Bullón de Mendoza y Carmen Fernández de la Cigoña, directora del Instituto de la FamiliaPaula Argüelles

La defensa de la vida tiene premio y el CEU lo ha dado al presidente del Colegio de Médicos de Madrid

Alumnos y personalidades públicas han sido galardonados por su compromiso en la defensa de la vida

Lejos de la persecución al movimiento provida, a la señalación de los médicos objetores de conciencia y de la `cultura de la muerte´, el compromiso con la defensa de la vida desde su concepción hasta su fin natural tiene premio. Desde hace siete ediciones, el Instituto de Estudios de la Familia del CEU otorga un reconocimiento a personas individuales o asociaciones comprometidas con el no nacido, con el más vulnerable y con los más mayores.
En esta ocasión, el galardón ha sido entregado, en la categoría de defensa pública de la vida, a Manuel Martínez-Selles, cardiólogo y presidente del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, quien ha afirmado al subir a recoger el premio que «la defensa de la vida es el fundamento de nuestra profesión que hace más de 1500 años con el juramento hipocrático, que ya condenaba el aborto y la eutanasia». También por su empeño en defender la vida públicamente se les ha otorgado a dos asociaciones sendos accésits: 40 días por la Vida y los Rescatadores de Juan Pablo II; cuyas herramientas son la oración y la palabra para intentar que el aborto deje de ser una opción para las madres.
De derecha a izquierda, José Juan Jimenez, Carmen Fernández de la Cigoña, Alfonso Bullón de Mendoza, Rosa Visiedo y Carmen Sánchez Maillo

De derecha a izquierda, José Juan Jimenez, Carmen Fernández de la Cigoña, Alfonso Bullón de Mendoza, Rosa Visiedo y Carmen Sánchez MailloPaula Argüelles

El Instituto de la Familia otorga también premios a los alumnos de todos los centros del CEU que se presenten con sus relatos, trabajos de investigación, de divulgación o musicales. La premiada en esta ocasión ha sido Irene Barajas, alumna de cuarto curso de Farmacia y Biotecnología, por la elaboración de un emotivo vídeo en contra del aborto, con el que pretende concienciar a la sociedad y, en especial a los más jóvenes, de que no hay argumento superior al valor de la vida humana. También se ha reconocido el esfuerzo de otros cuatro alumnos con accésits a sus relatos y una canción original titulada Desde aquí.
En recuerdo de Barbara Castro, exalumna del CEU y madre de una hija por la que dio su propia vida, se instituyó el Premio Barbara Castro a un corazón de madre, que ha sido otorgado este jueves a Anabel Mialdea. Junto a su marido, esta mujer en su deseo por formar una familia, sin importar las barreras que tuvo que solventar, adoptó a dos niños rusos, Rafael y Ana.
Anabel Mialdea, madre adoptiva de Rafael y Ana

Anabel Mialdea, madre adoptiva de Rafael y AnaPaula Argüelles

El mayor, que hoy tiene 19 años, fue el primero en llegar a su hogar con un año y medio. Nació con 1,75 kg, a -20º C, sin incubadora y en condiciones precarias. Por su parte, Ana, de 14 años, llegó a casa con 4 años y medio. Estuvo 5 meses ingresada en una UCI de Rusia, para ser traslada posteriormente a una casa cuna. Tiene fisura palatina y retraso del crecimiento a consecuencia de la desnutrición sufrida en sus primeros años de vida. En este relato, la cordobesa comenta cómo los servicios sanitarios rusos omitieron a su marido y a ella todos los problemas de salud que padecía la niña, que ha sido operada 8 veces desde que llegó a España.
El acto, que ha tenido lugar la misma semana en que el Consejo de Ministros ha dado luz verde a un nuevo anteproyecto del ley del aborto, «no podía ser más oportuno», como ha destacado Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandísticas. «La defensa de la vida –ha exhortado el presidente– exige rotundidad en la defensa de la verdad, el bien y la belleza, ante una sociedad que, más que nunca, necesita oír que rezar no es un delito y matar no es un derecho».
Comentarios
tracking