Fundado en 1910

22 de febrero de 2024

Dani Alves

Dani AlvesGTRES

La última declaración de Dani Alves: «Ni en el reservado ni en el baño, ella nunca dijo que parara»

El Debate accede a su testimonio. El jugador de fútbol está en prisión provisional investigado por una agresión sexual. Ha dado varias versiones de lo ocurrido, hasta esta que es la definitiva

El Debate ha accedido a la última declaración de Dani Alves ante Su Señoría. Se trata de la versión que le cuenta a la jueza instructora este pasado 17 de abril. Lo primero que dice es que si ocultó la verdad fue para proteger su matrimonio con Joana para, después, relatar lo que según él ocurrió: «Con respecto al día de la acusación, al día de la disco, pues yo fui a una cena con unos amigos, a una cena de trabajo, cena de reencontrar amigos después del mundial. Y al acabar esa cena me fui al antro, al Suton, a tomar una copa con uno de ellos».
Llegaron sobre las 2:45 horas. «Fui allí con Bruno. Bruno es un amigo, por supuesto, que me acompaña para temas de protección y en mi casa cuida de mi alimentación. Y cuando llegamos allí al antro fuimos custodiados a la mesa 6 de la discoteca que es abierta a toda la sala. La mesa 6 se llama Moët, un reservado que hay allí, y llegamos custodiados por la seguridad. Nos pusieron allí por el simple hecho que esta mesa tiene un baño y en ese baño pues se evita que nosotros vayamos al baño público, al baño normal, que se acumula siempre mucha gente en la cola y eso siempre evita problemas».

En el reservado

Esa fue la razón por las que les dieron el reservado 6: «No es que yo haya pedido este reservado ni para tener sexo ni mucho menos; simplemente es que nos pusieron allí por cuestión de comodidad y cuestión de seguridad. Entonces, viene el camarero y nos quiso presentar a dos chicas. Dijimos que no había problema. Vinieron las dos chicas, que enseguida nos incomodaron porque quisieron sacar el teléfono para sacar fotos y no queríamos sacar ninguna foto».
Es entonces cuando estas chicas se van y ven a un grupo de tres jóvenes bailando. «Hablé con Bruno y volvimos a hacer un gesto al camarero y el camarero enseguida invitó a tres chicas que estaban a la izquierda del reservado. Y esas chicas vinieron a nuestro reservado, pero no es que nosotros hayamos insistido. Cuando llegaron allí pues enseguida hubo un buen ambiente. Estábamos pasándolo todos bien, todos nos estábamos divirtiendo. Y enseguida pues una atracción sexual entre yo y la chica. Noté su buena disposición cuando me alejaba de ella, pues hablaba con sus amigas y se acercaba a mí nuevamente. Noté su buena disposición por nuestra manera de bailar, por la manera cómo bailaba, cómo se acercaba a mí, cómo nos intercambiábamos posiciones libremente. Y por cuestión de precaución, no solo de ella, como mía también, pues estábamos dispuestos en la sala donde nos veía gente y aunque Bruno nos hacía de pantalla, estábamos expuestos».
Casado y a ojos de todo el mundo, cualquiera podía hacerle fotos y revelar su infidelidad. Por eso, Según Alves tomó una decisión: «Fue cuando yo le dije a ella de trasladar todo eso al baño. La chica me dijo que sí, que no había problema y yo me acerqué a ella otra vez y le dije que yo iba primero y que la esperaría dentro del baño. Cuando llegué dentro del baño, hice pis y dos o tres minutos después como no llegaba pues salí. Y cuando salí, la joven estaba yendo a mi encuentro y prácticamente me doy con ella cuando abro la puerta. No es que yo haya salido otra vez a llamarla sino que cuando yo voy saliendo prácticamente me la encuentro yo en la puerta. Y estando la puerta del baño abierta entró ella primero y después entré yo».
El exjugador del Barcelona narra en este punto lo que, según él, ocurrió en el baño: «Cuando entramos en el baño, nos pusimos frente a frente uno del otro, pues ella me besó y empezó a quitarme los pantalones. Le ayudé. Ella me sentó en el retrete y empezó a practicarme sexo oral. Le pregunté por dos veces si le estaba gustando y me dijo que sí. Y llegado un momento le advertí que me iba a ir, pero no era cierto, sólo quería saber cómo ella quería que pasase. Entonces, fue cuando ella se incorporó y se sentó en mí juntando los sexos, de espaldas a mí. Empezamos a hacerlo durante un tiempo y después al finalizar, pues la levanté, que estaba encima mí, y terminé fuera».
Después regresó a la sala. «Le dije a ella que yo iba a salir primero y que ella se esperara porque no quería, vuelvo a insistir, por precaución de ella y mía pues no quería que nos vieran en ninguna actitud ahí fuera que no fuera pues respetuoso. Y así pues lo hice me salí al reservado, regresé a mi posición donde estaba y después salió ella. Supongo que pues enfadada por mí actitud. Fue a mi amigo, le saludó y a mí, no. No se despidió de mí. Pero ni en el reservado ni en el baño nunca dijo que parara ninguna acción, ninguna troca de caricia, ninguna troca de baile, ni de aproximación. Ni ella ni sus amigas. Y lo que sí es cierto es que nada puede decir que yo haya tenido una actitud avasalladora con ella. Para mí el respeto es todo en esta vida y si una persona pues no quiere pues no sucede nada. Y así fue y cuando se despidió pues ya eran sobre las 4 de la mañana, pedí la cuenta de consumición, la mía y la de mi amigo y nos fuimos».
Poco después, Dani Alves y su amigo Bruno se fueron de la discoteca: «Cuando salimos, salimos siempre custodiados por la seguridad y cuando salimos, lo hacemos siempre con paso acelerado para evitar cualquier aglomeración en la salida. Y no la vi, no la vi en la salida, dijeron estaba en la salida, pero yo no la vi. Si la hubiese visto en la salida pues la hubiese parado para preguntarle qué le había pasado, porque hasta entonces todo estaba bien, todo estaba dentro de lo que queríamos, de lo que quería ella, de lo que quería yo. Yo fui simplemente un cómplice de las ganas que ella tenía o de las ganas que yo tenía. Salimos de allí a paso aligerado y me fui a casa, no la vi en el pasillo. Y eso fue todo. Nada más que sucediera hasta entonces».
Comentarios
tracking