23 de mayo de 2022

El río Flint en Flint, Michigan, EE. UU., A fines de la década de 1970 durante un proyecto de control de inundaciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU.

El río Flint, en Flint, Michigan, a finales de la década de 1970 durante un proyecto de control de inundaciones del Ejército de EE. UU.

Pongamos que hablo de Flint

Dos realidades conviviendo en Flint. Una empresa liderando la economía en una de las «ciudades más peligrosas de Estados Unidos»

La conocida multinacional General Motors (GM) nació en 1908, en Flint, una ciudad provinciana, de casi 90 kilómetros cuadrados, en el estado de Michigan (EE.UU.). Creció y, para reducir costes, abrió nuevas fábricas en México. Con los beneficios diversificó riesgos y compró empresas de armamento, el entonces negocio de la Guerra Fría que, entre paréntesis, recordaré que es una expresión inventada por los españoles para definir la convivencia con el Islam en el Mediterráneo, en el siglo XII.
Para multiplicar sus beneficios, GM cerró 11 fábricas en Estados Unidos. En Flint 30.000 personas se fueron al paro. Las autoridades les animaban a emigrar a otros Estados, como Texas. Con éxito porque en ese año se produjeron 82.000 cambios de direcciones. Se enfocó la ciudad a los servicios instalando grandes pabellones de congresos. En Flint se realizaron solo dos: uno de camioneros y otro de jugadores de letras cruzadas. No volvieron.
Flint llegó a tener el mayor índice de delincuencia de Estados Unidos. Inauguraron una cárcel de cinco plantas y una manzana de extensión. En la fiesta de la apertura, las parejas pudientes pagaron cien dólares de entonces por pasar la noche en una celda. Los responsables de la reconversión criticaban el programa de ayuda social porque, decían, incitaba a la gente a no trabajar. La revista Money la declaró la peor ciudad para vivir de Estados Unidos.
Cuando la empresa GM celebró su fiesta Gatsbi en Flint, contrataron a gente de la ciudad para hacer de estatuas vivas en los jardines del festejo. Los directivos de la empresa declararon a la prensa que no entendían cómo los pobres se casaban con otros pobres, dado que así perpetuaban su condición social. Para animarles la fiesta hicieron que Miss Michigan llegase a Miss América, hicieron un gran desfile con pancartas donde se leía: Flint es la base de América. Pan y circo, como dice mi sobrino.
General Motors recuperó su liderazgo a finales de la década del 2000, mientras Flint está clasificada como una de las «ciudades más peligrosas de Estados Unidos».
Comentarios
tracking