07 de octubre de 2022

SEVILLA

SEVILLA

Una investigación arqueológica asegura que un tsunami golpeó Sevilla en el siglo III

Expertos de España, Francia y Alemania creen que han encontrado evidencias de un tsunami que golpeó el área durante el Imperio Romano

Un tsunami de al menos siete metros (23 pies) golpeó un asentamiento romano en Sevilla en el siglo III. O eso al menos es lo que concluye un grupo de arqueólogos y geólogos tras una investigación en la zona de la capital hispalense.
Expertos de España, Francia y Alemania creen que han encontrado evidencia de un tsunami que golpeó el área a fines de la era de la República, el siglo III dC, luego del estudio de un edificio público que muestra signos de reconstrucción considerable en esa época.
El edificio, ubicado en lo que habría sido el arrabal del asentamiento romano de Hispalis, fue estudiado como parte de una excavación entre 2009 y 2014 en el Patio de Banderas, a un paso de la catedral de Sevilla.
Los arqueólogos habían rechazado hasta ahora la idea de un tsunami, ya que el asentamiento se encuentra a 6,7 m sobre el nivel del mar y a 40 km de la costa. Pero el descubrimiento de fragmentos de conchas y arena, y un estudio de depósitos minerales que son consistentes con un evento de tsunami, les han llevado a creer que una ola monumental podría haber llegado a Hispalis.
La ola habría venido del Golfo de Cádiz, que se encuentra en la línea de falla Azores-Gibraltar.
Investigadores en España han identificado al menos cinco tsunamis que han azotado la región en los últimos 7.000 años. El más reciente fue en 1755 cuando una enorme ola azotó la parte occidental de la península ibérica tras un terremoto en Lisboa que casi destruyó la capital portuguesa.
Ahora, investigadores de varias universidades creen que pueden haber identificado un tsunami con un alcance mayor que la ola de 1755. Su informe, «Identificación de un evento de oleaje extremo en el siglo III d. C. en una fachada colapsada de un edificio público en la ciudad romana de Hispalis (Sevilla, España)», se publicó en la revista Springer.
«Tanto los registros geológicos como los arqueológicos parecen coincidir en la ocurrencia de un evento de alta energía en el siglo III dC, con toda probabilidad un tsunami», escribieron los investigadores.
Hispalis, asentada en la confluencia de los ríos Guadalquivir y Tagarete, fue un importante puerto de la región, especialmente para el envío de aceite de oliva al resto del Imperio Romano.
La presencia de grandes barcos en el puerto sugiere a los investigadores que la geología del Golfo de Cádiz pudo haber cambiado con el tiempo y que Sevilla podría haber estado más cerca del mar de lo que está ahora, lo que respalda la idea de que un tsunami podría haberlo alcanzado. .
La teoría está respaldada por dos inscripciones descubiertas en el asentamiento romano de Astigi, ahora conocido como Ecija, a unas 50 millas al este de Sevilla. Se refieren a exenciones fiscales en la región, que a menudo se concedían después de desastres naturales.
Comentarios
tracking