25 de septiembre de 2022

El Pelayo en 1889

El Pelayo en 1889

Hace 100 años en El Debate

23 de septiembre de 1922: el acorazado El Pelayo y la corbeta Nautilus serán desarmados

El Pelayo fue el único acorazado español del siglo XIX mientras que el Nautilus realizó un viaje de circunnavegación como parte del cuarto centenario del descubrimiento de América

En el mes de octubre, el acorazado El Pelayo y la corbeta Nautilus iban a ser totalmente desarmados debido a «su mal estado», informaba El Debate. El Pelayo fue un acorazado multicalibre construido para la Armada Española a finales del siglo XIX por los astilleros Forges et Chantiers de la Mediterranée en Tolón (Francia). Desde su entrada en servicio fue el buque insignia de la Armada y el único acorazado de la flota española hasta la entrada en servicio del acorazado monocalibre España en 1913.
Fue el único acorazado español del siglo XIX hasta la reconversión en acorazados costeros de las fragatas blindadas Numancia y Vitoria, y desde la baja de estas hasta la entrada en servicio del primero de los acorazados clase España en 1913, por lo que se le apodaba «el Solitario» y fue el buque insignia y el más potente de la Armada durante muchos años.
La corbeta Nautilus, en cambio, fue un buque escuela de la Armada Española. Su construcción fue una iniciativa de Fernando Villaamil que propugnaba que los alumnos de la armada española recibiesen parte de su formación en buques a vela y empleando las maneras tradicionales de navega.
Dentro de las celebraciones para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América el Ministerio de Marina aprobó, a propuesta del capitán de navío Villaamil, realizar un viaje de circunnavegación a vela con los Guardiamarinas de la Armada. El 30 de noviembre de 1892 la corbeta Nautilus partió de Ferrol, con Villaamil al mando para dar la vuelta al mundo, que concluyó en Ferrol el 11 de agosto de 1894, tras recorrer 40.000 millas náuticas.
Comentarios
tracking