29 de junio de 2022

Migrantes en la frontera entre Polonia y Bielorrusia

Migrantes en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, a finales de 2021AFP

Internacional

Ucrania avisa de una nueva crisis de refugiados en la UE si estalla el conflicto

El ministro de Defensa del país ex soviético advierte de que una guerra entre Rusia y la OTAN sería «una catástrofe para Europa» mientras EE.UU. reclama una «acción global»

Apenas unos meses después de la tensión en la frontera entre Bielorrusia y Polonia –donde malvivieron a la intemperie durante semanas miles de inmigrantes llegados de Oriente Medio–, y con el recuerdo aun fresco de la crisis de refugiados en toda la Unión Europea tras el estallido de la guerra en Siria, una nueva crisis migratoria y de asilo podría estar al acecho en el seno del Viejo Continente.
Y esta vez no sería preciso que ningún país trajese en avión a los solicitantes de asilo desde zonas de guerra, ni que éstos cruzasen el Mediterráneo en embarcaciones precarias. Esta vez los desplazamientos se podrían producir desde las puertas mismas del 'Espacio Schengen', donde varios países de la UE hacen frontera con una Ucrania amenazada por una Rusia que no quiere ver ni en pintura a la antigua república soviética dentro de la OTAN.
Así lo ha advertido el ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, en una entrevista en la BBC en la que advierte de las consecuencias de que Occidente no transmita a Rusia con la suficiente nitidez el alto precio de una incursión armada en terreno ucranio e imponga, desde ya, sanciones preventivas.
«Sí, será un desastre no solo para Ucrania, será un desastre para Europa, porque, probablemente, varios millones de migrantes o refugiados se pararán en la frontera de Ucrania con Polonia, o quizás entre Alemania y Polonia», aseveró el titular de Defensa en la cadena de televisión británica este jueves.
Reznikov abundó en su aviso a los países vecinos europeos, afirmando que, de estallar una guerra, «habrá mucha sangre», lo que produciría ese gran movimiento migratorio. Asimismo, auguró que los planes de Rusia en la Europa del este podrían ir más allá de Ucrania. 
«Después de todo, esta guerra no es solo en el este de Ucrania. Va hacia el este de Europa. Lo digo absolutamente en serio», advirtió el ministro, quien consideró que el presidente ruso, Vladímir Putin, todavía no había tomado una decisión sobre invadir o no su país.

EE.UU. exhibe unidad con sus socios

Estas declaraciones se han producido horas después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, restara importancia a una hipotética invasión rusa sobre el antiguo país soviético, al señalar, la madrugada del miércoles, que esperaba que se pudiese producir una «incursión menor», no una «guerra a gran escala». 
La alocución de Biden, en su primer encuentro con los medios este 2022, no fue del agrado del Ejecutivo ucraniano, que enfatizó su molestar de la mano del presidente del país, Volodímir Zelenski
«Quisiéramos recordar a las grandes potencias que no hay incursiones ni naciones pequeñas. Al igual que no hay un número pequeño de víctimas y poco dolor por la pérdida de seres queridos», expresó el mandatario en su cuenta de Twitter.
La propia Casa Blanca tuvo que matizar las palabras de Biden horas después, aseverando que «si cualquier fuerza militar rusa cruza la frontera con Ucrania», EE.UU. lo consideraría «una nueva invasión», por lo que tomaría  represalias «rápidas y graves», en coordinación con sus aliados europeos.  
El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, llegó el miércoles a Ucrania en avión para reunirse con el Ejecutivo ucraniano y de ahí voló a Alemania, donde departió con el ministro de Exteriores de ese país, además de con los de Francia y Reino Unido.
Desde Berlín, señaló que la escalada entre Rusia y Ucrania tiene «consecuencias globales» y que va más allá de un conflicto entre dos países. Para Blinken, el trasfondo de este asunto es que la «paz y seguridad internacionales» se ven comprometidas cuando un país modifica las fronteras de otro «por la fuerza». Por ello pidió una  «acción global».
">
Esta ronda de contactos está sirviendo para que EE.UU. pueda presentar una posición negociadora fuerte, con el apoyo de sus socios europeos de la OTAN, en la decisiva reunión que mantendrán hoy viernes el propio Blinken y el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en Ginebra (Suiza), tras la que se espera que se arroje algo de luz sobre el hipotético conflicto bélico.
Comentarios
tracking