Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

Soldado Francia Mali

Un soldado francés desempeña tareas de vigilancia en MaliAFP

Mali: la Afganistán de Francia de la que Macron no sabe salir

Ecos afganos en el avispero francés del Sahel. Emmanuel Macron, el presidente de Francia, anunció el fin de las misiones del ejército francés en Mali, donde se encontraba luchando contra el terrorismo yihadista desde el año 2013.
La imposibilidad de trabajar junto con la junta militar maliense, en el poder desde el golpe de Estado del 24 de mayo de 2021, y la llegada de los mercenarios del grupo Wagner, controlados por el Kremlin, han convencido a Francia de que su presencia en el país ya no tenía sentido.
Sin embargo, Macron ha rechazado cualquier paralelismo con la caótica salida de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos de Afganistán. Lo cierto es que las diferencias son muchas. Para empezar, Estados Unidos derrocó al gobierno de los talibanes en 2001 y mantuvo una ocupación militar en el país durante 20 años.
Ejército Francia Mali

Movimiento de tropas francesas en MaliAFP

El gobierno francés no derrocó al gobierno de Mali ni procedió a la ocupación del país. Las misiones francesas más bien estaban destinadas a apoyar a las fuerzas armadas de Mali frente a los grupos insurgentes y terroristas que entre 2012 y 2014 ocuparon el norte del país y destruyeron la histórica ciudad de Tombuctú.
Además, Francia no sale de Mali en medio de una ofensiva insurgente que pueda terminar por hacerse con el control del país, como sucedió en Afganistán con el ascenso de los talibanes al retirarse la coalición internacional.
Por lo tanto, la salida de Francia de Mali no es la salida de Estados Unidos de Afganistán, pero, a la larga, el resultado puede ser similar si grupos afines a Estado Islámico y Al Qaeda logran imponerse a la Junta Militar y convertir las amplias zonas del desierto maliense en sus bases terroristas.
Francia Mali

Operación antiterrorista en MaliAFP

Las misiones a las que Francia va a poner fin son dos: la misión Barkhane y la misión Takuba. La misión Barkhane, puesta en marcha en 2014 tras la culminación de su predecesora, la misión Serval, estaba formada por un dispositivo de 5.000 soldados con apoyo aéreo tanto por medio de aviones y helicópteros de combate como aviones de transporte y apoyo logístico. También contaba con carros de combate, vehículos blindados y diverso tipo de material bélico.
En la misión, en la que también participan otros países aliados de Francia, entre ellos España, no se limita a Mali y abarca también otros países del Sahel, como Burkina Faso y Níger.
La otra misión a la que Francia pone fin es la misión Takuba, puesta en funcionamiento en 2020, con la participación de otros 14 países europeos: Reino Unido, Italia, Países Bajos, Bélgica, Grecia, Suecia, Portugal, la República Checa, Hungría, Noruega, Dinamarca, Estonia, Lituania y Rumanía.
En total, 900 soldados internacionales desarrollan funciones de apoyo y asesoramiento al ejército de Mali en operaciones antiterroristas.
helicóptero Francia Mali

Misión francesa contra el yihadismo en el SahelAFP

La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, anunció que a lo largo de los próximos meses el ejército cerrará sus tres bases militares en el país: Gossi, Menaka y Gao. Sin embargo, matizó que la retirada no será completa, sino que los soldados franceses seguirán actuando en otras regiones del Sahel y en las fronteras con Mali, donde la actividad terrorista se ha recrudecido.
Aunque las autoridades francesas se esfuerzan en destacar que la operación ha sido un éxito, que gracias a la presencia militar francesa Mali no se ha convertido en un Estado terrorista y que las estructuras yihadistas han sido en gran medida descabezadas, la sensación de fracaso cunde entre la sociedad francesa: «No veo dónde está el fracaso», afirmó el ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, ante las críticas.
Ahora el principal temor de Francia, y de la Unión Europea, no es tanto un repunte del yihadismo en Mali como la llegada de Rusia para ocupar el lugar de Francia y extender su influencia en el norte de África.
El principal peón de Rusia para ello son los mercenarios del grupo Wagner, que ya operan en Libia. Wagner es una organización paramilitar a las órdenes del gobernó ruso y que ha sido señalada por violar los derechos humanos en los países donde están desplegados.
Aunque Francia pone fin a sus misiones, la comunidad internacional seguirá presente en Mali en la lucha antiterrorista por medio de otras dos misiones: la operación de mantenimiento de la paz de la ONU, MINUSMA, y la misión de la Unión Europea EUTM, presente en Mali desde 2013.
De hecho, unos 3.000 soldados franceses seguirán presentes en el Sahel en el seno de esas dos misiones que, juntas, reúnen a 25.000 soldados desplegados en toda la región.
Comentarios
tracking