09 de agosto de 2022

Imagen del lanzamiento de un misil hipersónico desde un MiG-31

Imagen del lanzamiento de un misil hipersónico desde un MiG-31JJGK

Guerra Rusia - Ucrania  Los misiles hipersónicos rusos, la razón por la que EE.UU. rechaza una zona de exclusión aérea en Ucrania

El Kremlin habría dado una excusa válida a la Casa Blanca para descartar el cierre del espacio aéreo ucraniano y evitar así una confrontación directa entre ambas potencias, mientras continúa la invasión

El sábado 19 de marzo Rusia atacó y destruyó una base militar en el oeste de Ucrania y cerca de Polonia estado miembro de la OTAN. Para esa ofensiva fueron usados misiles de crucero lanzados desde aviones que volaban en el espacio aéreo ruso, según un funcionario de defensa de Estados Unidos, precisando que una zona de exclusión aérea no habría impedido ese ataque.
Luego, el domingo 20 de marzo, el Ministerio de Defensa de Rusia dio a conocer que atacó a Ucrania con misiles de crucero desde barcos en los mares Negro y Caspio, y con misiles hipersónicos desde el espacio aéreo de Crimea.
Moscú publicó un video de lo que, indicó, fue su ataque con misiles al depósito de armas en Deliatyn, una aldea en el suroeste de Ucrania, a solo 100 km de la frontera con Rumanía otro estado miembro de la OTAN.

¿Qué son los misiles hipersónicos?

Los misiles balísticos hipersónicos 'Kinjal' («daga» en ruso) y los misiles de crucero 'Zircon' pertenecen a una familia de nuevas armas «hipersónicas» desarrolladas por Rusia, que Vladimir Putin califica de «invencibles» porque se supone que pueden eludir los sistemas de defensa del adversario.
Detalles y características del Misil hipersónico ruso 'Kinzhal'

Detalles y características del Misil hipersónico ruso 'Kinzhal'JJGK

Putin se jactó el pasado diciembre de que Rusia era el líder mundial en misiles hipersónicos, que son difíciles de rastrear porque pueden cambiar de dirección en pleno vuelo. De ser cierto su uso exitoso en Ucrania sería el primero conocido en condiciones reales de combate de este sistema que se probó por primera vez en 2018.
Sin embargo, su uso genera una importante pregunta: ¿Por qué usar un arma tan costosa cuando un misil balístico tradicional podría hacer el trabajo con la misma facilidad con menos riesgo de falla?

¿ Una puesta en escena frente a Occidente?

Una primera respuesta a su uso podría ser exhibir poderío en el campo de tecnología militar, pero para Dominika Kunertova, del Centro de Estudios de Seguridad en Zúrich «Es una puesta en escena. Incluso si se usan, debemos considerarlos como un recurso aislado porque Rusia no tiene una gran cantidad de estos misiles», afirmó a la BBC.
Para el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin el uso de misiles hipersónicos para destruir objetivos militares en Ucrania «no cambian gran cosa» del curso de la guerra frente a la resistencia de las fuerzas del país vecino.

Las amenazas de unos y otros en realidad ocultan un deseo de paz, de no producir una escalada bélicaRafael Navarro-Valls, profesor y ensayista español

«No los veo como (armas) revolucionarias», declaró Austin al canal de televisión estadounidense CBS, al tiempo que se negó a «confirmar o desmentir» que Moscú haya empleado ese tipo de misil.
Sin embargo, el misil hipersónico 'Kinzhal', tiene un radio de alcance de 2.000 km y puede portar una ojiva convencional o una nuclear y según informes recientes que recoge la BBC se han enviado cazas MiG-31 a Kaliningrado, que los podrían portar poniendo a su alcance numerosas capitales europeas.

¿Una excusa perfecta?

Dicho lo anterior, cabe la posibilidad de otra posible explicación para que Rusia use este tipo de misiles: aportar una excusa perfecta a la administración Biden para no ir a una confrontación entre ambas potencias.
La Casa Blanca ha sido clara en rechazar la solicitud del gobierno ucraniano de imponer una zona de exclusión aérea para detener los bombardeos rusos, sobre todo para evitar una confrontación directa con Rusia, dado que aeronaves y pilotos estadounidenses y de la OTAN tendrían que repeler a la fuerza aérea rusa en el cielo ucraniano.
Una confrontación directa entre estadounidenses y rusos escalaría la guerra en Ucrania a una Tercera Guerra Mundial y una eventual guerra atómica que Estados Unidos ha dejado claro que no desea, pero que Rusia tampoco querría, aunque no lo admita públicamente para no mostrar debilidad.
Una muestra de que el Kremlin también quiere evitar una guerra con Occidente es el uso de los misiles hipersónicos lanzados desde el Mar Negro o el espacio aéreo de Crimea sin necesidad de sobrevolar Ucrania, pues de esta forma le proporciona a la administración Biden una excusa suficientemente sólida para rechazar la solicitud -justa y necesaria- de Ucrania de proporcionar aviones de combates o imponer una zona de exclusión aérea.

Este es un ejemplo de en qué casos una zona de exclusión aérea no tendría efectoFuncionario de El Pentágono

Tras ambos ataques rusos con misiles de crucero e hipersónicos, funcionarios del Pentágono se apresuraron a dejar claro que «para los defensores de una zona de exclusión aérea, este es un ejemplo de en qué casos una zona de exclusión aérea no tendría efecto».
La insistencia de Zelenski con este tema, la creciente opinión pública a favor de Ucrania y las constantes críticas de los republicanos en Washington, estaban acorralando al gobierno estadounidense y los propios rusos le han dado una excusa válida y, al mismo tiempo, una sutil señal de querer evitar una escalada más allá de la fronteras ucranianas.
Comentarios
tracking