01 de octubre de 2022

Tropas rusas vigilan la central nuclear de Zaporizhzhia

Tropas rusas vigilan la central nuclear de ZaporizhzhiaAFP

Día 168 de la guerra en Ucrania

Ucrania se sitúa al borde de un accidente nuclear similar al de Fukushima

Las tropas rusas están cortando las líneas eléctricas de la central de Zaporizhzhia para conectarla a la red rusa, lo que comprometería seriamente la seguridad de la planta

Máxima preocupación por los planes de Rusia para la central nuclear ucraniana de Zaporizhzhia, que controlan las tropas de ocupación, y los daños en sus instalaciones tras meses de guerra.
Según la compañía estatal ucraniana de energía, Energoatom, Rusia habría dañado la estructura al tratar de conectar la planta a la red eléctrica rusa a través de Crimea.
Se trata de un proceso muy peligroso que dejaría la alimentación de la central dependiente de generadores diésel en un momento en que el suministro de combustibles fósiles no está garantizado.
En este momento, señaló Energoatom, la central de Zaporizhzhia funciona sólo con una línea eléctrica, ya que las otras tres han sido destruidas por los soldados rusos.
En caso de accidente, el escenario sería similar al vivido en Japón en 2011 cuando un terremoto, seguido de un tsunami, provocaron un grave accidente nuclear en la central de Fukushima.
Con seis reactores, la de Zaporizhzhia es la central nuclear más grande de Ucrania y una de las más grandes de Europa. Las instalaciones están bajo control ruso desde pocos días después de iniciar la invasión el 24 de febrero.
En declaraciones a Reuters, el presidente de Energoatom, Petro Kotin, advirtió que para conectar la planta a la red rusa primero hay que separarla de la ucraniana, y eso entraña muchos riesgos.
El plan de los rusos, explicó, «consiste en dañar todas las líneas de la central nuclear de Zaporizhzhia».
En declaraciones realizadas a la agencia Interfax, recogidas por The Guardian, profundizó sobre el tema: «Están implementando el programa de Rosatom (la agencia rusa de energía) para conectar la planta a la red eléctrica de Crimea».
Reveló que entre el 7 y el 9 de agosto «los rusos ya dañaron tres líneas eléctricas. En este momento, la planta opera con una única línea de producción, algo extremadamente peligroso».
«Cuando se desconecte la última línea de producción», advirtió, «la planta pasará a alimentarse por medio de generadores eléctricos que funcionan con diésel. Todo dependerá de la fiabilidad de los generadores y de la existencia de combustible».
Incidió en que el hecho de que la planta ya sólo esté alimentada con una línea eléctrica significa que Zaporizhzhia se encuentra ya en la primera etapa de un accidente similar al de Fukushima.
En declaraciones a CNN, Kotin explicó que, si fallan los generadores diésel, en Zaporizhzhia se producirá un «derretimiento del material nuclear» con consecuencias similares a las producidas en el accidente de Fukushima.
Como consecuencia «podría liberarse una gran cantidad de radiactividad y generar una nube radiactiva».
Además, la planta de Zaporizhzhia está sufriendo desde hace semanas los efectos de los bombardeos y combates en áreas cercanas o, incluso dentro de las mismas instalaciones.
Los rusos han trasladado a las instalaciones de la central armamento y vehículos de combate para protegerlos de los ataques ucranianos. Incluso han realizado ataques de artillería desde zonas cercanas a la central para utilizar la planta nuclear como escudo.
El último ataque se ha producido en la noche de este martes al miércoles con un bombardeo ucraniano contra objetivos rusos en Marhanets, cerca de Zaporizhzhia.
Comentarios
tracking