Fundado en 1910

15 de junio de 2024

Los presidentes China, Xi Jinping (d) y Rusia, Vladímir Putin

Los presidentes China, Xi Jinping y Rusia, Vladímir PutinEFE

Claves de la visita de Xi Jinping este lunes a Moscú

Será la primera visita del presidente chino a la capital rusa desde que estallara el conflicto en Ucrania. La guerra y el papel de China en el panorama económico internacional serán dos de los puntos de discusión en la reunión que mantendrá Xi Jinping este martes con su homólogo ruso, Vladimir Putin

El presidente chino, Xi Jinping, llegará este lunes a Moscú. Se trata de la primera visita que realiza a la capital rusa desde que comenzara la guerra en Ucrania hace más de un año, respondiendo así a la invitación que le hizo Vladimir Putin a finales del año pasado. La visita –que se prolongará durante tres días–, ha sido catalogada como una «visita de paz», con el objetivo de mediar en el conflicto ucraniano.

Está previsto que hoy el mandatario chino se reúna con su homólogo ruso en un almuerzo informal, mientras que será el martes el día elegido para inaugurar esas conversaciones de paz con Vladimir Putin. Una vez finalizadas, ambos líderes celebrarán una rueda de prensa conjunta.

La visita podría evidenciar –aún más– un mayor acercamiento entre ambas potencias. Postura que ha sido recibida con los brazos abiertos por el Kremlin, que considera la llegada de Xi Jinping como un «espaldarazo» tras el aislamiento al que se ha visto sometido el régimen ruso desde que comenzara la guerra en el este europeo.

Conflicto en Ucrania

Pekín ha dejado claro con el paso de los meses su papel neutral en el conflicto, por lo que con esta visita buscará «desempeñar un papel constructivo en la promoción de conversaciones de paz».

Una paz que pasa por poner fin al conflicto armado por ambas partes, motivo por el que se prevé una segunda ronda de contactos de Xi Jinping, no sólo con Vladimir Putin, sino también con Volodímir Zelenski. Desde varios medios estadounidenses apuntan a que el presidente chino se reunirá por videoconferencia con su homólogo ucraniano una vez finalice su visita en Moscú.

De hecho, los contactos entre China y Ucrania se han ido intensificando en los últimos días. En la madrugada del pasado jueves el ministro de Exteriores chino, Qin Gang, mantuvo una conversación telefónica con su homólogo ucraniano, Dmitró Kuleba. En dicha llamada, Gang aseguró que el país asiático ayudará al «cese de las hostilidades».

Intereses económicos

A pesar de las primeras intenciones de Xin Jinping como mediador entre Rusia y Ucrania, el encuentro con Vladimir Putin también servirá para afianzar la posición de China en el panorama económico internacional.

Desde Pekín confían en que esta nueva reunión cara a cara entre ambos mandatarios –la número 40– sirva para impulsar los proyectos de las Nuevas Rutas de la Seda y de la Unión Económica Euroasiática.

Cabe recordar que desde que estallara la guerra en Ucrania, China se convirtió en uno de los pocos países que han mantenido sus tratos comerciales con el régimen de Vladimir Putin. De hecho, en algo más de un año el comercio entre estos dos países alcanzó la cifra de 190.000 millones de dólares –lo que supone un aumento de un 30 % en comparación a los datos de 2021–. Concretamente, las exportaciones rusas de China aumentaron un 13 % y en un 43 % aquellas destinadas al gigante asiático.

En este contexto, el Kremlin ha asegurado que dejará la firma de «una importante cantidad» de acuerdos bilaterales.

Seguridad en la frontera

La situación en la frontera también será uno de los puntos que Xi Jinping pretende analizar con el mandatario ruso.

En esta nueva ronda de negociaciones, el presidente chino confía en que Rusia será un aliado en el caso de que haya algún tipo de inestabilidad en las fronteras que comparte China con otras repúblicas exsoviéticas –Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán...–.

¿Conflicto nuclear?

Otro de los puntos calientes de las reuniones entre Xin Jinping y Vladimir Putin será la cuestión nuclear. En el comunicado emitido el pasado viernes desde Pekín, el país asiático instaba a Rusia y Ucrania a negociar un acuerdo de paz. Al mismo tiempo se llamó a la «moderación» para «evitar que la situación se descontrole» y derive en un conflicto nuclear, mostrando su real oposición al uso de armas nucleares en el conflicto.

Comentarios
tracking