Fundado en 1910

03 de diciembre de 2023

El ex primer ministro David Cameron dimitió en 2016 tras el triunfo del Brexit

Paula Andrade

Reino Unido

David Cameron, de primera víctima del Brexit a renacer de las cenizas para dirigir Exteriores

Un puesto de canciller y un Partido Conservador en apuros ante los laboristas han puesto fin al período de seis años en los que se mantuvo alejado de la política

Nacido en Londres el 9 de octubre de 1966, David Cameron realizó una meteórica carrera política en el Partido Conservador que lo llegó a Downing Street en 2010 donde se alojó hasta 2016 cuando tras la derrota en la consulta del Brexit lo obligó a dimitir al cargo de primer ministro.
Poco antes de su derrota en ante la opción de que Reino Unido rompiera con la Unión Europea Cameron ya había anunciado que no se presentaría a las elecciones de 2020, queriendo dedicar más tiempo a su mujer y a sus tres hijos.
Cameron se casó en 1996 con Samantha Sheffield, de origen aristocrático, con la que tuvo cuatro hijos, Iván (que murió en 2009 a los seis años), Nancy (2004), Arthur (2006) y Florence (2010).
Tras pasar por el elitista colegio de Eton, a las afueras de Londres, Cameron estudió Filosofía, Política y Economía en el Brasenose College de la Universidad de Oxford.
Después de graduarse su padre le consiguió un trabajo como administrativo en una empresa de Hong Kong, donde estuvo apenas tres meses antes de volver a Londres para entrar en política.
Cameron fue asesor especial del exministro británico de Economía Norman Lamont, bajo el mandato de John Major, antes de hacer su primer intento por llegar a la Cámara de los Comunes en 1997 por la circunscripción inglesa de Stafford, pero su aspiración quedó frustrada por la aplastante victoria de los laboristas.
Tuvo que esperar a los comicios generales de 2001 para entrar en el Parlamento, lo que hizo en representación de la circunscripción de Witney, en el condado inglés de Oxfordshire.
A partir de entonces, su carrera fue meteórica y, tras la victoria de los laboristas en las generales de 2005, fue elegido líder del partido en sustitución de Michael Howard y en mayo de 2010 llega al poder tras aliarse con los liberaldemócratas porque no obtuvo los escaños suficientes para gobernar en solitario.
Dejó Downign Street en 2016 tras el terremoto del Brexit y ahora, con 57 años, Cameron renace de sus cenizas y hace un sorpresivo regreso a la política como canciller en sustitución de James Cleverly, quien ha pasado a asumir el ministerio de Interior.
Un puesto de canciller y un Partido Conservador en apuros, con las encuestas claramente en contra respecto a los laboristas de cara a las elecciones del año que viene, han puesto fin al período de seis años en los que se mantuvo alejado de la política.
Cameron representa un ala más moderada dentro del partido, frente a posiciones muy conservadoras como la ministra saliente Suella Braverman o el propio primer ministro Rishi Sunak.
Además de haber defendido continuar en la UE -frente a la posición de ruptura de su nuevo jefe, Sunak-, el nuevo titular de la diplomacia británica ya ha sido criticado por defender un mayor acercamiento a China.
«Este es el cambio más grande que Sunak podría hacer. Porque es la señal más clara de que el volantazo hacia la derecha y el movimiento antieuropeo que hemos visto han sido acallados», afirmó a AFP Michael Heseltine, figura de gran reputación entre los conservadores y que formó parte de los gobiernos de Margaret Thatcher y John Major, del que fue viceprimer ministro.
En sus memorias, en 2019, Cameron lanzó un feroz ataque contra su antiguo rival y entonces primer ministro, Boris Johnson, acusándolo de apoyar el Brexit sólo para impulsar su propia carrera.
Cameron ahora cuenta con una segunda oportunidad, no exenta de riesgos en la política británica, en la que se enfrenta como nuevo ministro de Relaciones Exteriores a dos temas difíciles como son la Guerra de Ucrania y la de Israel contra los terroristas de Hamás en Gaza.
Comentarios
tracking