29 de enero de 2023

Gabriel Boric

El presidente de Chile, Gabriel Boric, inaugura el Congreso Futuro, en Santiago de ChileEFE

El Debate en América

¿Terminará Boric su mandato presidencial?

Chile se encuentra capturado por la delincuencia, el narcotráfico y la inmigración ilegal. Los pronósticos indican que Chile no crecerá en 2023 y que la desigualdad se incrementará

Cuando el presidente chileno recién lleva 11 meses en el poder –de un total de cuatro años– muchos chilenos empiezan a cuestionarse si Gabriel Boric logrará completar su período.
Son tantos los errores cometidos por el gobierno de ultraizquierda, y en tan poco tiempo, que su popularidad ha caído, según las encuestas, al 25 %.
Chile se encuentra capturado por la delincuencia, el narcotráfico y la inmigración ilegal. Los pronósticos indican que Chile no crecerá en 2023 y que la desigualdad se incrementará.
Este año se sigue adelante con un proceso constituyente, el cual ya fracasó en un primer intento. La necesidad de una nueva Constitución para reemplazar la actual –mal llamada de Pinochet– ocupa los últimos lugares en las preferencias de los chilenos.
La seguridad es la primera demanda ciudadana. Le siguen la aspiración a mejor salud y a una mejor educación. En un año de recesión económica, la paralización de muchos proyectos de inversión por un clima interno hostil, generan mayor incertidumbre.
El proyecto minero-portuario Dominga en el norte chileno, de 2.300 millones de euros el cual generaría 1.500 nuevos empleos directos y 25.000 indirectos durante su construcción y 4.000 nuevos empleos durante la operación, fue rechazado por el consejo de ministros.
Anteriormente se llevó adelante un plebiscito comunitario en la zona y obtuvo un 96 % de aprobación. Los chilenos enfrentan de manera simultáneamente la destrucción del sistema de salud y de pensiones, pretendiendo el gobierno socialista-comunista estatizar ambos sistemas.
En relación con la educación, se ha perjudicado a los mejores liceos públicos, en los que han proliferado grupos anarquistas de alta sintonía con Gabriel Boric, quien en el pasado fue cercano a dichos movimientos.
Con gran publicidad y con la complicidad de las principales patronales chilenas, se anuncia la reducción de la jornada laboral y el aumento de las cargas previsionales con costo del empleador.
A todo lo anterior se suman cuotas de género obligatorias y se camina hacia la negociación colectiva por rama de actividad y los movimientos indígenas siguen recibiendo tierras por supuestas reivindicaciones históricas.
En este complejo escenario Boric indulta delincuentes reconociendo después «desprolijidades», pero no revierte la medida. Muchos chilenos, al más puro estilo argentino, se llevan sus capitales a otros países que les dan mayor seguridad económica y jurídica.

A Boric se le acaban los amigos, se le ralentiza la economía y se agudiza la delincuencia

El gobierno le pide a las Fuerzas Armadas que actúen en áreas complejas para controlar inmigración ilegal y otras acciones de orden público, ante lo cual los altos mandos responsable y respetuosamente advierten que no es su rol y que eso les obliga a abandonar sus tareas prioritarias.
El centro izquierda chileno se aleja de Boric y el joven mandatario se apoya en los partidos más ultraizquierdistas y en el histórico partido comunista con cuyos militantes comparte abrazos.
Por todo lo anterior, la pregunta del título es muy válida. A Boric se le acaban los amigos, se le ralentiza la economía y se agudiza la delincuencia.
Esta semana muchos pensaban en la recién renunciada premier neozelandesa Jacinda Ardern, quien declaró: «Ya no tengo suficiente energía para desarrollar el cargo como es debido».
La paciencia se le acaba a los chilenos y tras menos de un año en el gobierno, la popularidad ha caído a menos de la mitad de los votos que obtuvo cuando fue elegido.
¿Qué hará el gobierno para revertir su compleja realidad? Esa es una interrogante sin respuesta, toda vez que, en vez de cambiar de rumbo, Boric continúa con su proyecto original, siempre amenazado por el partido comunista.
Este año será decisivo para el gobierno de Boric, pues de seguir bajando su popularidad, quedará sin apoyos en el Congreso y sin la posibilidad de aprobar los proyectos emblemáticos de su campaña.
  • Andrés Montero es columnista, autor y empresario chileno
Comentarios

Más de El Debate en América

tracking