20 de enero de 2022

Miguel Muñiz

Miguel Muñiz

Miguel Muñiz (1939-2022)

Miguel Muñiz, el número y el arte al servicio de la belleza

El exdirector del Teatro Real ha fallecido en Madrid después de toda una vida dedicada a la gestión económica y artística de la belleza
Nació en Orense el 22 de abril de 1939 y ha fallecido en Madrid el 10 de enero de 2022
 

Miguel Muñiz de las Cuevas

Fue un gran director del Teatro Real

Miguel Muñiz impulsó la modernización  del Teatro real y su apertura a todos los públicos a través de las nuevas tecnologías

Miguel Muñiz consiguió entrelazar sus dos pasiones, la economía y el arte, haciendo de ellas la savia que alimentaba una sola realidad inseparable de números y belleza. 
Aunque era licenciado en Ciencias Económicas, funcionario de la administración y trabajó en el primer Gobierno socialista en Economía para el ministro Miguel Boyer, nunca presumió de otra cosa que de haber alentado el crecimiento de las colecciones de arte y la red de auditorios nacionales a lo largo y ancho del país para acercar las artes escénicas a todos los públicos.
En 2004, Carmen Calvo le propuso como director del Teatro Real. Desde entonces, su objetivo fue convertir al coliseo madrileño en un referente mundial de la escena artística. Con este propósito consigue traerse a Gerard Mortier, que ya se había hecho un nombre de prestigio en Salzburgo y París, y que parecía el indicado para darle una impronta internacional al proyecto.
Al mismo tiempo, y con el deseo de acercar la institución a todos, alentará el desarrollo de la modernización del Real con las nuevas formas de presencialidad a través de las plataformas audiovisuales; las tecnologías, ya habituales, de retransmisión de eventos.
En dicho afán por llevar el arte a todos, abrió las puertas de la institución creando las primeras jornadas de «Puertas Abiertas», las primeras grabaciones de los espectáculos operísticos y los distintos  festivales de Jazz y Flamenco, ya habituales, en la Sala del auditorio.
 Además, llevó la denominada música culta a las cárceles a través del proyecto «Música en la cárcel», recibiendo la Medalla al Mérito Social Penitenciario dos años consecutivos. 
Retirado de la vida pública, siguió disfrutando de sus pasiones, alentando el mecenazgo y practicando su afición por la escultura. Pero, sobre todo, de la vida; junto a su mujer la gran pianista Rosa Torres Pardo y sus dos hijos. 

Más de Obituarios

tracking