Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Un mundo felizJaume Vives

Por donde os sean más sostenibles

La DSI está hecha para el hombre. Los ODS están hechos para ellos mismos

Actualizada 03:48

Hay unos tipos a quienes nadie conoce ni ha votado jamás que pretenden entrar en nuestras vidas para decirnos cómo debemos vivirlas. Y nos lo dicen desde sus mansiones con embarcadero y veinte personas de servicio al otro lado del charco.
La cantidad de tonterías que tienen en la cabeza demuestra que uno puede tener mucho dinero, pero una vida aburridísima. Por eso quieren entrar en la nuestra, que es más pobre, pero solo en lo material.
Sus caprichos de rico son el fantasma del cambio climático, el lenguaje inclusivo, el reciclaje, la educación sin credo ni moral, y la paternidad, que no acaba de gustarles porque, los padres suelen alejar a sus hijos de las garras de los desconocidos.
Y claro, la cantidad de manías es tan grande que han tenido que hacer una agenda para ordenarlas todas, no sea que, con tanto capricho, vayan a olvidarse de alguna.
En esta agenda no han dejado ningún tema importante por tocar. Desde el vientre de la mujer, el aula de nuestros hijos, la basura de nuestra casa y hasta cómo hablamos entre nosotros. Y nos han dicho que se han propuesto conseguirlo todo antes de 2030. En los ocho años que quedan pretenden tener las cosas atadas y bien atadas. Y todo por nuestro bien, ¡faltaría más!
Al paso que van, parece que van a conseguirlo sin problema. Por ahora ya han conseguido que muchos les compren el envoltorio, –un pin cutre–, el nombre, –Agenda 2030– y la idea –hacer del mundo un lugar mejor–.
De todas las rendiciones, me causa especial lástima la del mundo católico. Empiezo a oír con demasiada frecuencia: «Tenemos que estar en el mundo. No podemos desvincularnos. Aunque luego nosotros cambiemos un poco el contenido y pongamos lo nuestro».
El mismo error de siempre. Compramos su marco y sus condiciones. Y así es imposible ganar ninguna batalla. Hemos cambiado la DSI por los ODS.
Y ese cambio sólo puede ser obra de alguien que en el fondo piensa que la Doctrina Social de la Iglesia no es algo vivo, sino caduco, que ya no tiene nada que ofrecer al mundo. Por eso se han lanzado a por los bolsos cutres y malos que estaban de rebajas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
La DSI está hecha para el hombre. Los ODS están hechos para ellos mismos. La primera analiza la realidad y la condición humana y extrae conclusiones y principios generales. Los segundos crean una nueva realidad y se aprovechan de la condición humana para meterse hasta lo más íntimo y personal.
Sé que muchos que deberían seguir la DSI han caído arrodillados ante los ODS. Y quizá por eso, por el daño que están haciendo a tanta gente, permitidme que les diga a los responsables de esta agenda: meteos los Objetivos de Desarrollo por donde os sean más sostenibles.
Comentarios

Más de Jaume Vives

  • Carroñeros

  • Talibanes de la nada

  • ¡Viva la muerte!

  • Paternidad irresponsable

  • tracking