04 de julio de 2022

Editorial

El Debate ante 2022

Encaramos 2022 con entusiasmo por la labor a realizar y con lógica preocupación por cómo puede evolucionar la situación política y económica en España

Hoy se cumplen tres meses de la refundación de El Debate el pasado 1 de octubre. Día en el que también se cumplía otro aniversario de este periódico: los 111 años de su fundación en 1910. A lo largo de estos tres meses El Debate se ha convertido en un altavoz de una amplia parte de la opinión pública española que se había ido quedando huérfana de medios que representaran la voz de la sociedad asentada en valores conservadores, identificados con el Humanismo Cristiano y ajenos al pensamiento políticamente correcto que se intenta imponer en nuestra sociedad desde la inmensa mayoría de los medios de comunicación.
A lo largo de los tres primeros meses de esta segunda era de El Debate hemos visto el espectacular crecimiento de audiencia de nuestra sección de opinión, sin duda la más leída de la prensa española, y hemos ido aportando relevantes informaciones a la discusión general sobre la situación de España. Una situación que se ha agravado en todos los frentes a lo largo de 2021, pese a las proclamas triunfalistas del presidente del Gobierno.
Con estos mimbres El Debate encara 2022 con entusiasmo por la labor a realizar y con lógica preocupación por cómo puede evolucionar la situación política y económica en España. Aunque 2022 no tenga ninguna de las tragedias naturales que nos trajo 2021 (Filomena, el volcán de La Palma) las perspectivas económicas, que no pueden ser peores, y el afán del presidente del Gobierno por mantenerse en el poder a cualquier precio son unas amenazas para la unidad y estabilidad de la nación ante las que El Debate permanecerá atento y de las que informaremos con la mayor objetividad para mejor conocimiento de todos los españoles.
Comentarios
tracking