Fundado en 1910

13 de junio de 2024

El trailer de la película "El Primado de Polonia"

El tráiler de la película 'El Primado de Polonia'

'El Primado de Polonia', la película del cardenal que allanó el camino a Juan Pablo II

Este viernes se estrena en los cines de toda España la cinta, que ha recibido excelentes críticas

La película arranca con una poderosísima escena: mientras se pone a cubierto en las trincheras donde el ejército polaco trata de contener al rodillo alemán al inicio de la Segunda Guerra Mundial, el sacerdote Stefan Wyszyński –que está en primera línea de fuego asistiendo espiritualmente a los soldados polacos bajo un bombardeo infernal– contempla a un campesino que sale con parsimonia al campo de batalla a sembrar sus semillas. Incrédulo, el clérigo le grita para que regrese a la trinchera, pero el campesino parece no escucharle. Wyszyński abandona entonces su refugio para rescatar al labriego, y justo en ese momento, una bomba detona cerca de ellos y los arroja a varios metros de distancia. Los dos hombres, tirados en el suelo, se contemplan, y el campesino le dice al sacerdote: «Hay que sembrar siempre, para que el campo no quede baldío».

¿Fue fruto de su imaginación, o realmente ocurrió ese episodio? No queda claro en la película, pero lo cierto es que marcó a fuego al futuro cardenal Stefan Wyszyński, Primado de Polonia, figura clave en la resistencia contra el Gobierno comunista de posguerra y mentor del sacerdote Karol Wojtyla, futuro Papa Juan Pablo II.

La conocida imagen de Juan Pablo II recibiendo el abrazo del cardenal Wyszyński

La icónica imagen de Juan Pablo II recibiendo el abrazo del cardenal Wyszyński

Dirigida con pericia por Michał Kondrat (Purgatorio, La divina misericordia, Dos Coronas) El Primado de Polonia recrea la vida del cardenal Stefan Wyszyński (1901-1981) y se estrena este viernes en los cines de toda España.

A lo largo de poco más de dos horas, la cinta repasa la apasionante vida del purpurado: desde sus tres años de prisión y arresto domiciliario, su libertad vigilada y su celo y coraje por mantener la independencia de la Iglesia frente a las injerencias del Gobierno comunista polaco, hasta la picaresca que empleó para llegar a todos sus feligreses a través de rudimentarias imprentas clandestinas o para evitar que el Secretario General del Partido Comunista, Wladyslaw Gomulka, que dirigió con mano de hierro el país y el partido de 1956 a 1970, le convirtiera en un títere del sistema. También cobra especial importancia el desvelo por sus colaboradores más cercanos (especialmente por su gran amigo el obispo Antoni Baraniak, que fue brutalmente torturado por las autoridades del país) o la tierna relación de padre que mantiene con Kazia, una adolescente a la que sorprende robando en una tienda y de la que se hará cargo en lo sucesivo.

El Primado de Polonia, sentado, con

El Primado de Polonia, sentado, con monseñor Antoni Baraniak, en una imagen de la películaA Contracorriente

La película ofrece otros episodios memorables, como cuando el cardenal Wyszyński sale en defensa de una procesión que portaba un gran cuadro de la Virgen. Las autoridades comunistas tratan de disolver la concurrencia y llegan a sustraer la imagen por la fuerza, así que los congregados deciden proseguir la procesión portando el marco vacío.

El cardenal Wyszyński, aunque respetado y querido por su pueblo, no siempre fue comprendido. Uno de sus momentos de mayor sufrimiento se dio cuando, con ocasión del Milenario del Nacimiento de la Nación Polaca, en 1966, decidió invitar a los obispos de las naciones cercanas, incluidos los alemanes. La guerra había terminado hacía apenas 20 años, y muchos de sus compatriotas no comprendieron ni compartieron el deseo del Primado de Polonia de perdonar a sus verdugos. Su casa fue asaltada y apedreada por las turbas, pero él siguió adelante con su idea, convencido de que el perdón era una seña inequívoca de los que quieren seguir a Cristo.

El cartel de la película

El cartel de la películaA Contracorriente

El Papa Pablo VI fue también invitado a las celebraciones en el santuario de Jasna Gora, pero las autoridades comunistas polacas prohibieron terminantemente la visita. El día de la misa multitudinaria, sobre un trono tapizado en color blanco, se instaló el retrato del Pontífice, para hacerle presente.

En la película aparece otro Papa: el futuro Juan Pablo II. Siendo sacerdote, estaba pasando unos días de verano en la montaña con muchachos de su parroquia, cuando fue requerido por el Primado. El joven Karol marcha entonces a Varsovia, donde el cardenal Wyszyński le comunica que ha sido nombrado obispo por el Santo Padre. Tiempo después, con el obispo Wojtyla accediendo al trono petrino en 1978, ante la serena y complacida mirada del Primado de Polonia, concluye la película, que removerá las conciencias y que arrojará luz sobre el siniestro bloque soviético y sus satélites, un episodio que muchos se empeñan en ocultar.

Comentarios
tracking