Fundado en 1910

19 de julio de 2024

Las mascotas se pueden dejar como legado aunque no en la herencia

Un gato y un perro comparten espacio

Cómo combatir las principales alergias en perros y gatos

Las reacciones a las picaduras de pulgas, los alimentos o agentes ambientales son habituales en muchas mascotas

Las alergias son reacciones de hipersensibilidad del sistema inmunológico frente a ciertas sustancias del entorno, una alteración que no solo afecta a los humanos, sino también a perros y gatos. Teniendo en cuenta que en España hay 9,3 millones de perros y 5,9 millones de gatos, este problema está presente en numerosas casas de nuestro país.

Nuria Gómez, experta veterinaria de Clinicanimal, la red de centros veterinarios de Tiendanimal, explica que «las alergias en perros y gatos son comunes y pueden incluir la alergia a la picadura de pulgas, alergias alimentarias o alergias ambientales. Normalmente, las alergias se manifiestan en forma de picazón e inflamación de la piel, aunque también pueden presentar síntomas gastrointestinales».

Alergia a la picadura de pulgas

Este tipo de alergia se debe a la saliva de la pulga que entra en el organismo del animal a través de la picadura. La reacción puede ser inmediata o tardar unos días en aparecer. Todos los perros y gatos son susceptibles a padecerla, independientemente de su raza. Suele manifestarse con prurito, pérdida de pelo e inflamación de la piel, causando molestias considerables y potenciales complicaciones.

La alergia a la picadura de pulga puede aparecer a cualquier edad y es estacional, resolviéndose generalmente mediante tratamientos antiparasitarios. Según Gómez, «es importante saber que el contacto puntual con pulgas no es grave, pero si es reiterado, el animal puede desarrollar una reacción de hipersensibilidad grave».

Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son reacciones inmunológicas exageradas frente a uno o varios alérgenos alimentarios que el animal ingiere. Estas alergias suelen manifestarse con síntomas gastrointestinales como vómitos o dolor abdominal, aunque en algunos casos también pueden derivar en dermatitis. Las reacciones pueden aparecer de inmediato o después de varios días o semanas.

Estas alergias pueden afectar a perros y gatos de cualquier raza y edad. Los alérgenos más comunes suelen ser proteínas o compuestos proteicos de algunos alimentos como huevos, leche, trigo, pollo, carne de res, mariscos y colorantes artificiales. Las alergias alimentarias no tienen cura; el tratamiento consiste en realizar dietas de eliminación, eliminando los alimentos que causan las reacciones alérgicas. Es crucial que un veterinario diagnostique y confirme los alérgenos responsables y proporcione la mejor dieta para el animal.

Alergias ambientales

Las alergias ambientales, conocidas también como dermatitis atópica, son desencadenadas por agentes como el polen, los ácaros del polvo, el moho o las hierbas. Estos alérgenos entran en el cuerpo del animal a través de la piel o las vías respiratorias. En perros, suele ser difícil de diagnosticar y se llega al diagnóstico tras descartar otras posibles reacciones alérgicas.

Los síntomas más comunes incluyen picazón, inflamación de la piel, asma, síntomas respiratorios, eritema, estornudos y ojos llorosos. El tratamiento debe ser prescrito por un veterinario e incluir inmunoterapias para algunos casos de dermatitis atópica. Existen diversos productos en el mercado, como espráis o champús, que ayudan a mitigar los síntomas.

Por todo ello, «hay que estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento y los hábitos de nuestros animales de compañía, mantenerlos limpios a ellos y a nuestro entorno, cuidar su alimentación de acuerdo con sus condiciones físicas y acudir regularmente al veterinario», concluye Gómez.

Temas

Comentarios
tracking