Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Una tormenta solar de alta magnitud podría afectar seriamente a los satélites y poner en riesgo las telecomunicaciones

Una tormenta solar de alta magnitud podría afectar seriamente a los satélites y poner en riesgo las telecomunicacionesWikimedia Commons/RepelSpaceThreats

Una fortísima tormenta solar «podría dejarnos incomunicados durante meses» en 2025

Los científicos creen que el próximo máximo solar, el periodo del ciclo solar en el que la actividad magnética de nuestra estrella alcanza su punto álgido, tendrá lugar en algún momento entre finales de este año y el que viene.

Según se acerque esta fase, las tormentas geomagnéticas como la que alcanzó la Tierra hace dos fines de semana irán siendo cada vez más frecuentes e intensas, hasta el punto de que podrían poner en serio riesgo las comunicaciones en 2025, en caso de que lleguen a una magnitud extrema.

Así lo cree, por ejemplo, Jonathan McDowell, astrofísico de la Universidad de Harvard, quien afirmó recientemente, en declaraciones a Daily Mail, que «fácilmente podríamos tener tormentas mucho más grandes durante el próximo año o dos» y que «definitivamente es un momento aterrador para los operadores de satélites».

En estos momentos, el Centro Nacional de Predicción del Clima Espacial de EE.UU. estima que para julio de 2025, mes en el que creen que se producirá el máximo, el Sol tendrá hasta 115 manchas solares. Estas manchas dan lugar a erupciones solares y eyecciones de masa coronal que, si alcanzan la Tierra, pueden interferir en la red eléctrica, inhabilitar satélites y bloquear las comunicaciones por radio.

En el caso de la tormenta solar G5 (la de máxima intensidad) del pasado día 10, una de sus principales repercusiones fue la interrupción de los satélites del GPS de los agricultores y la detención de los equipos de siembra en lugares como el Medio Oeste de EE.UU.

Tensión satelital

Pero pese a que todavía quedan meses para el máximo solar, la creciente radiación liberada por nuestra estrella está ejerciendo una tensión constante en la infraestructura satelital del mundo.

«Durante los últimos meses, incluso sin tormentas solares, la velocidad de arrastre del [Telescopio Espacial] Hubble ha sido 10 veces mayor que durante el mínimo solar [que tuvo lugar en 2019]», dice McDowell. «Estas tormentas solares, aunque dramáticas, en realidad son solo una parte de la historia de los satélites. Todo este período de los próximos años provocará que los satélites caigan mucho más que la mayor parte de la década anterior».

En términos similares se ha manifestado en el diario francés Le Monde el experto digital Jacques Marceau, quien advierte de que una tormenta solar como las que se estima que ocurrirán el año que viene «podría dejarnos sin redes eléctricas ni comunicaciones durante días o, incluso, semanas o meses», con un coste económico de hasta cientos de millones de euros al día para algunos países.

Temas

Comentarios
tracking